Las misas negras del alcoholismo








Este libro no ha sido aprobado por la Conferencia Mundial de AA, y como dijo Don Teofilito: Nunca lo sera



           Este   libro   negro   queda   prohibido   para   muchos   culeros   que   no   aceptarÌan

verse   reflejados   en   sus   errores;   de   allÌ   que   no   sea   recomendable   para   hipÛcritas,

puritano, patriarcas, jerarcas, santos, fan·ticos, sabios, filÛsofos, maestros, oradores,

guÌas   espirituales,   padrinos   especializados   y   otra   variedad   de   personalidades   de   AA

que me desajustan.



           Tampoco se lo sugiero a neurÛticos, cardÌacos, diabÈticos ni ulcerosos.



                                                En el Grupo XII

                                                Hasta el Diablo

                                             Tiene sus derechos



                                                 Loco, locoÖ..

                                                 Pero lo coloco



                                                                                                      1


----------------------- Page 2-----------------------

                                     DEDICATORIAS ESPECIALES



            Estas babosadas con todo respeto y cariÒo las dedico a mi padrino Pedro (a)

ìLa    peludaî,    quien    me    pasÛ    el  mensaje     y  me    llevÛ   a  un   grupo    de   AlcohÛlicos

AnÛnimos, indic·ndome todas las veredas y atajos de esta maravillosa AsociaciÛn; me

enseÒÛ todo lo bueno y todo lo maloÖPero sobre todo, lo maloÖ.Me ayudÛ a hacer

mis pinitos y me enjaretÛ como pudo el Programa. No le entendÌa gran cosa (porque

era   muy   corajudo),   pero   despuÈs   fui   yo   el   latoso   (y   Èl   el   tolerante).   Le   prometo   ñ

palabra      de   alcohÛlico-,     que    si  alg?n    dÌa   llego   a   ser   un   polÌtico   chingÛn,     en

agradecimiento   a   todo   lo   que   hizo   por   mÌ,   una   callecita   culera   de   cualquier   pinche

rancho rabÛn llevar· su nombre.



                                                       oooOooo



            A   mi   segundo   padrino   Alberto   H.   del   Distrito   Federal,   quien   influyÛ   en   mÌ

como   un   gran   maestro.   Se   las   sabe   de   todas   todas,   y   no   es   ning?n   pendejo.   Lo

declaro p?blicamente mi Ìdolo universal (ojala que nunca se derrumbe), porque es de

los pocos cuerdos que he conocido, y aunque no est· muy centrado que digamos es

de    lo  mejorcito     de   AA.   Ojala   que    este   personaje     sirva   de   ejemplo     a  todas    las

generaciones   venideras   y   que se   divulgue  su   modo   de   interpretar   los   12   Pasos   del

Programa de AA. …l es de los poquÌsimos capacitados para indicar quiÈn lleva bien (o

mal) el Programa, y no como tanto pinche metiche que a cada momento se mete con

quien   se   deja.   Cuando   fui   dueÒo   absoluto   del   Grupo   XII,   lo   nombrÈ   representante

vitalicio   del   D.F.,   con   las   siguientes   facultades   y   atribuciones:   impartir   terapia   de

nalga,   reelegirse   en   todos   los   servicios   habidos   y   por   haber   y   dar   (sin   que   se   las

pidieran) sugerencias a todo AA que se le parara enfrente; autorizar recaÌdas, impartir

bendiciones   e   indicar   cÛmo   deben   de   llevarse   las   juntas;   negar   sÈptima   a   todo   el

grupo, hablar de los quintos pasos ajenos y asistir (sin previa invitaciÛn) a todos los

convivÌos;      codearse     al  t?  por   t?   con   todos    los  jerarcas    y,  sobre    todo,    impartir

conferencias   (sin   lÌmite   de   tiempo),   modulando   la   voz   y   gesticulando   como   mejor

quisiera.



            Este   padrino   me   cae   bien   porque   es   el   ?nico   miembro   de   AA   que   me   ha

soportado   durante   cuatro   horas   seguidas   sin   arrebatarme   la   palabra;   es   estoico   e

Ìntegro,   tolerante,   trabajador,   jalador   y   cumplidoÖNo   es mitotero   ni   asustadizo.   No

urde intrigas ni es ventajoso. Me invita a desayunar, comer o cenar y siempre paga las

cuentas (y hasta me ha prestado dinero que nunca le pienso pagar).



            Felicidades padrino por tu 9 aniversario.



                                                                        Atentamente t? ahijado n 10



                                                                                                             2


----------------------- Page 3-----------------------

                                          P R O L O G O



           El medio ambiente en el que vive el alcohÛlico es duro, brutal y grotesco. La

mente alcoholizada distorsiona los valores universalmente aceptados, y transforma sus

ideas en fÛrmulas convencionales para defender su dependencia del alcohol.



           El alcohÛlico que ha caÌdo en el fondo m·s bajo reduce su personalidad a un

bloque amorfo de huesos y carne hinchada; no tiene entonces otro pensamiento que

una copa y su ?nico deseo consiste en vivir para beber y morir en la raya.



           El grupo social de los alcohÛlicos activos tiene tambiÈn su propio lenguaje y

su muy particular alimentaciÛn; todo lo que le rodea presenta un aspecto de suciedad,

abandono   y   desolaciÛn.   Se   ignora   asÌ   mismo   (o   tratan   de   hacerlo   siempre),   sus

reacciones son explosivas; oscilan entre el relajo y la tristeza infinita.



           Si se atiende a esta conducta no resultar· difÌcil entender que el alcohÛlico

no puede cambiar de la noche a la maÒana ìsu particular modo de serî. El autor de

estas p·ginas nos presenta en forma cruda el rostro de un grupo de AA que cuenta

entre sus miembros con alcohÛlicos de diversas condiciones sociales.



           °AtrÈvase a conocer el grupo XII de AA! En Èl encontrar· una manera muy

especial de ver las cosas; un desprecio absoluto por los formulismos y una libertad

increÌble de expresiÛn; aquÌ se habla sin barreras ni cortapisas; importa menos como

expresan lo que sienten y piensan; en todo caso hablan como est·n acostumbrados a

hacerlo y nada m·s.



           El Grupo XII de AA es la casa de la escoria humana, de los hombres que han

perdido todo, salud o su fe en sÌ mismos. Digan lo que digan y hagan lo que hagan su

?nico fin consiste en liberarse del alcohol para transformarse en hombres ?tiles a la

sociedad.



           El proceso es largo, porque el cambio requiere tiempo; de primera impresiÛn

el Grupo XII de AA muestra una realidad no del todo agradable. Ellos de definen como

un conjunto de pÌcaros, lÈperos y grandes humoristas.



           Acercarse a su mundo para tratar de comprenderlos es una necesidad social

m·s que una acciÛn humanitaria.



                                                                                       Alfonso C.



                                                                                                   3


----------------------- Page 4-----------------------

                                                    I



       INTRODUCCI”N, DEDICATORIA Y (UNAS CUANTAS)  SUGERENCIAS



                                                           Juro decir la verdad,

                                                            sÛlo la verdad y

                                                            nada m·s que la verdad.



                                                   oooOooo



            Distinguidos y muy queridos compaÒeros:



            Mi nombre es Rogelio P. y soy un alcohÛlico trinquero, jugador y raterillo.



            Reciban todos ustedes un cordial saludo; les deseo la mejor de las suertes y

un adelanto constante dentro del Programa que nos une; si nada les hiciera falta para

ser    felices  est·n   cumplidos     mis   deseos.    Va   un   saludo    sincero   a  los  alcohÛlicos

verdaderosÖ.no a los imitadores.



           Soy   un   humilde   y   fiel   servidor   del   Grupo   XII,   que   los   invita   a   participar   y

convivir (por medio de estas babosadas) en la maravillosa fraternidad que existe en

ese grupillo ya famoso dentro de AA. El Grupo XII es propiedad de todos y de nadie;

es la casa predilecta de los alcohÛlicos violentos y torcidos; es el paraÌso de los malos

y el infierno de los buenos.



            Este libro negro lo dedico cariÒosamente a mis compaÒeros de grupo que

me enseÒaron a reÌr y a burlarme de la vida misma y de la muerte; a reconocer la

naturaleza exacta de mis faltas y a confesarlas ñsin temor de desajustar a nadie- la

historia   de   todas   mis   chingaderas.   EnvÌo   un   saludo   a   mis   inolvidables   amigos   de

infortunio:     ìFray   Arcadioî,    ìAguayÛnî,      ìLa   Cotorraî,    ìMÈdico     Albertoî,   ìTerrible

Acapulcoî,   ìCapit·n   Garfioî,   ìCochambresî,   ìMam·   Moyî,   ìQuicoî,   ìChuy   Tortasî   ,

ìPapiî, ìRayî, ìZarco de Tepicî, ìMalena de Aguascalientesî; Sergio, del D.F.; RocÌo de

LeÛn, Gto.; ìChico Fresasî, de Irapuato; ì—etasî, ìMarcelino el ateoî, ìTranquileÒoî,

ìSeÒoritoîÖ..y otro montÛn de bichos raros que resultarÌa aburrido mencionar.



            Lo dedico de todo corazÛn a los compas de todo el mundo que no se toman

tan   en   serio;   para   aquellos   que   pisaron   fondo   (y   fondillo)   y   que   no   se   asustan   de

ning?n   borracho   aunque   traiga   el   culo   cagado.   Este   libro   es   tambiÈn   para   los   que

perdieron todo en la borrachera (hasta el quinto); para los humillados de los grupos;

para   los   recaÌdos   y,   en   especial,   para   los   cuates   de   la   pulcata;   los   teporochos,   los

desahuciados,   los   de   la   banda   del   botecito   y   todos   los   rebeldes   que   militan   en   los

grupos de AA.



            Pues bien ojetes, voy a relatar mis impresiones acerca del fabuloso Grupo XII

de AlcohÛlicos AnÛnimos, tal como yo lo vivÌ durante sus tiempos de esplendor en los

aÒos 1976 y 77. EmpezarÈ por decir que es donde no existÌa ninguna pinche regla ni

formulismos inventados a lo pendejo por jerarquillas iluminados, quienes se sienten

dueÒos y gerentes de los grupos y que francamente ya me tienen hasta el gorro.



                                                                                                         4


----------------------- Page 5-----------------------

           En el Grupo XII nada estaba prohibido (o todo estaba permitido). Tal parecÌa

que   reinaba   la   anarquÌa,   pero no   se  daÒaba   a nadie,   a   excepciÛn   de   unos   cuantos

recuperados de otros grupos que iban a fiscalizarnos y que se asustaban de la forma

como llev·bamos las juntas, olvid·ndose por completo del lamentable estado en que

llegaron     a  AA;   totalmente     madreados      de   cuerpo,    espÌritu  y  mente;     compaÒeros

hipÛcritas que pretenden tapar el sol con un dedo para demostrar que son alcohÛlicos

puros, y sin ninguna otra desviaciÛn.



           Tal parecÌa que el Grupo XII era una cantina de mala muerte y con olor a

orines;   sin   embargo,   tenÌa   un   ambiente   de   poca   madre,   como   nunca   encontrÈ   en

ninguna      piquera    en   mis   tiempos    de   borracho     y  jugador.    Si   de   algo   se  hacÌa

ostentaciÛn era del humor de todos y cada uno de sus componentes; es de suponer

que     resultaba    irritante  para    gente   fina    y   superior     que    prefiere   intercambiar

experiencias entre compaÒeros de grupos de altura, esos donde nadie se truena un

pedo.



           Al   Grupo   XII   lo   definÌan   todos   como   la   caldera   del   diablo,   el   nido   de   los

alacranes, los patitos feos del Programa, la guarida de los chicos malos, la cueva de AlÌ

Bab· y los 40 ladrones, el excusado de AlcohÛlicos AnÛnimosÖ. pero en realidad era

un lugar satÌrico donde se hacÌa de la tragedia una comediaÖ. y de la comedia una

charlotada.



           SonrÌe cabrÛn, te est·n televisando, rezaba un letrero enorme colgado

en la pared frente al vomitadero (tribuna). Partiendo de este maravilloso principio

voy a escupir mi sabidurÌa, voy a chupar sangre a montones y voy a reÌrme de mÌ

mismo hasta el cansancio; estas son las ?nicas fÛrmulas que he encontrado para no

lacerarme      tanto    con   mi   pasadoÖ.lo      hecho,     hecho    est·;   Ö.    BorrÛn    y  cuenta

nuevaÖ.°Arriba cansado!....°Canta y no llores!.



           Quiero   expresar  lo   que   pienso, si   es   que   pienso;   no   soy   escritor  ni   quiero

serlo.    Desconozco      las  reglas    de   redacciÛn,    pero    hay   se   va  que    es   carretera.

Seguramente habr· un chingo de errores, pero eso ser· parte del ambiente. A pesar

de que a causa de mi alcoholismo me quemÈ las neuronas pendejas, debo reconocer

en todo momento que soy muy Ìdem para muchas cosas, por lo que los lectores no

deben   esperar   gran   cosa   de   este   libro negro.   Por   lo  tanto,   respetable,   honorable   y

distinguido lector te sugiero que no sigas leyendo si te encuentras en cualquiera de los

siguientes casos:



           Si eres fan·tico de AA o crees que los jefes te regaÒan.

           Si crees que AA es religiÛn, universidad o casa de beneficencia.

           Si eres borrachito de poco fondo, puro y respetable.

           Si   te   consideras   un   sabio   que   domina   la   filosofÌa,   la   Ètica,   la   religiÛn   y   la

lÛgica.



           Si   eres   de   los   que   observan   minuciosamente   los   principios   y   crees   que   te

puede desajustar conocer otro tipo de experiencias.



           Pero si eres terco como las mulasÖ.sigue leyendo; al fin y al caboÖ.°arrieros

somosÖ.y en el camino andamos!.



           Digo   todo   esto   porque   creo   que   es   mejor   hablar   francamente   desde   este

momento; el alcohÛlico aunque se ponga aureola, alcohÛlico se queda.



                                                                                                         5


----------------------- Page 6-----------------------

           Aclaro que en ning?n momento me hago responsable de que por culpa mÌa,

de mis palabrotas o mis malas actitudes, un tarugo se vaya a chupar BacardÌ o cerote

embotellado   con   tapÛn   irrellenable. El   que   por su   gusto   es   buey, hasta   la   coyunda

lame, y el que nace paí maceta, no sale del corredor.



           Si eres alcohÛlico entender·s el idioma.

           Dos alacranes no se pican (y dos alcohÛlicos no se temen).



                                               oooOooo



           Nadie me dijo que escribiera sobre los chicos malos del Programa, pero no

debe creerse que estos pillos pretendan imponer sus ideas. °Ni madre! Simplemente

debe     entenderse     que    ellos  son   asÌ,  asÌ  nacieron;    tienen    su  forma    especial    de

comportarse y no hay por quÈ culparlos. °Bocones y todo!, pero se sienten a gusto.

Cada quien tiene su forma de cagar y su propio sistema para matar sus pulgas. Que

cada quien se rasque con sus uÒas y que cada quien cargue su costal.



                                              oooOooo



           Lector:   si   quieres   conocer   la   caldera   del   diablo y   sus   sucursales   prep·rate

desde   ahora   para   soportar   y   tolerar;   para   comprender   y   no   ser   comprendido;   para

amar y no ser amado. Una junta en el XII o en sus grupos hijos, vale por un mes de

sobriedad; ahÌ se ven muertos vivientes por todos lados; hay historias dram·ticas y

patÈticas, que a lo mejor se comparan con las tuyasÖ Pero si no tienes fondoÖ °te

presto el mÌo!.



           Si no has llegado tan lejos en tu alcoholismo no tienes la obligaciÛn de seguir

hundiÈndote, porque tampoco se trata de que una pinche competencia para demostrar

quiÈn es m·s pendejo que otro. Dentro de AA no se tiene a g¸evo a nadie, pero si

alg?n   dÌa   dudas   que   eres   alcohÛlico   date   una   vueltecita   por   el   grupo   XII   para   que

mires hacia donde vas. Escucha sus historias porque quiz·s te puedan servir de algo;

pero si en nada te ayudan, recuerda que las cantinas siguen abiertas y que puedes

seguir chupando hasta que revientes o arrojes gusanos por el culo.



           Marginados o no, los muchachitos del Grupo XII est·n demostrando que el

Programa   de   AA   opera   a?n   en los  casos   m·s   desesperados, ya   que   ha   conseguido

verdaderos   milagros   en   la   recuperaciÛn   de   alcohÛlicos,   por   medio   de   los   12   Pasos

sugeridos. AhÌ cada quien es el actor de su propia pelÌcula; yo por ejemplo estoy loco,

pero soy feliz con mi locura.



           A estas alturas el Grupo XII y sus filiales son m·s populares dentro de                   AA

que el hog-dog y la coca-cola. øCÛmo es posible que se lleven tan bien esta bola de

marginados sociales?. La respuesta es sencilla (y r·pida): a todos ellos les partiÛ la

madre el alcohol.



           Para muchos (y por no decir tambiÈn para la mayorÌa de los AA), los niÒos

malcriados del XII son lo peorcito que hay dentro del Programa, gentuza que no

debiera ser admitida y que de modificarse la Tercera TradiciÛn (La Tercera TradiciÛn dice: ìEl ?nico

requisito   para   ser  miembro   de   AA   es   tener  el   deseo   de   dejar  la   bebidaî)  no lograrÌa colarse en la AsociaciÛn.

Pero yo estoy dentro y ahora me aguantan, porque tambiÈn yo aguanto a los dem·s.

Quiz·s   mi   Poder   Superior   me   envÌa   para   que   prueben   conmigo   su   toleranciaÖ.Me



                                                                                                        6


----------------------- Page 7-----------------------

costÛ trabajo admitir que era alcohÛlico y ahora me siento orgullos de serlo, porque

tengo a quien echarle la culpa de todos los desmadres que hice y que sigo haciendo.



           Debo     recordar   que   no   soy   nadie   para   emitir   juicios,   que   no   soy   juez   ni

verdugo de mis propios hermanos, sanos o enfermos, porque todos tenemos derecho

a la vida. Pero seg?n parece en AA hay cabrones entrometidos que quieren erigirse en

jerarcas y olvidan que Dios es el ?nico dueÒo y la ?nica GuÌa.



           El Grupo XII ha cumplido ya 14 aÒos de existencia, pero tal parece que fue

fundado ayer.



           Hay quien insiste en que no sirve para nada y utilizan su tribuna para vomitar

lo que en otros grupos no se atreven siquiera a comentar. øQuiÈn soy yo ñborracho

asqueroso- para criticar a los del XII?. Que cada quien haga de su culo un papalote. El

programa es personal y est· al alcance de todos por igual. Este Grupo es el esmeril

donde se afila la tolerancia.



           Si opinas que este grupo es el excusado de AA, me gustarÌa invitarte para

que vayas y te cagues en Èl (a condiciÛn de que no salpiques demasiado); ve cuando

quieras o cuando tus jefecillos balazos te permitan asistir; las puertas est·n abiertas

para todos. Me   gustarÌa escuchar tus experiencias y tu perfecto conocimiento de la

literatura, pero no te vayas a desajustar si te interrumpen en tus mentiras o si alguien

no te presta atenciÛn. Los del XII son asÌ, desatentos y maleducados, no hacen caso

de   las   personalidades,   ignoran   las   reglas   de   cortesÌa   y   no   se   apantallan   ante   los

bombÒeros  Viene d bombo ìLos que se consideren que el alcohol no los dejÛ bien bombos, por favor: no se den por aludidosî

que se cuelguen.



           ìLa palabra cabrones se hace poca para ustedesî ñdijo alguna vez un compa

moralizador del D.F.-, irritado porque no le prest·bamos atenciÛn. °Pobrecito pendejo!,

se sentÌa orador. Sin pensarlo mucho le atinÛ a la palabra, ya que abarcÛ con este

tÈrmino- que en lugar de enojarnos nos gustÛ- a todos los socios de ese congal que

narran sin complejos ni tapujos sus experiencias, sin reservarse ning?n secreto para

llev·rselo a la tumba.



           Los bombaÒeros del grupo XII podr·n ser todo, menos alcohÛlicos puros y

respetables, ya que todos tienen doble, triple, cu·druple o quÌntuple problema; son

amigos   en   extremo   problem·ticos   que   se   fortalecen   cont·ndose   sus   historias   que

impresionarÌan   hasta   al   mismÌsimo   diablo;   defienden   a   capa   y   espada   la   tercera   y

cuarta   TradiciÛn   y   desglosan   los   Pasos   4   y   5   con   la   mayor   naturalidad.   Sus   tres

axiomas   esenciales:  Entre   putas   y   cabrones   no   hay   fijones,   Somos   como   la

Cruz Roja, recogemos de todo y Has lo que quieras est·s en tu casa.



           No debe de extraÒar entonces, que dentro de sus filas militen todo tipo de

alcohÛlicos,   algunos   de   los   cuales   poseen   adem·s   los   siguientes   atributos:  ateos,

renegados, drogadictos, morongueros, mariguanos, apostadores, g¸evones,

pordioseros, ratas, putaÒeros, padrotes, homosexuales, putas, fayuqueros,

vendedores de chueco, asesinos (y uno que otro viejo buey).



           Por eso (y otras razones) las grandes personalidades y dignidades alcohÛlicas

no   se   atreven   a   tratar   de   comprender   a   esa   escoria   de   AA;   prefieren   atacarlos   y

vociferar en su contra, porque les recuerda aquellos momentos en los que andaban

todos hinchados por el alcohol.



                                                                                                        7


----------------------- Page 8-----------------------

            Pero, øde quÈ se asustan mis compaÒeros alcohÛlicos?. Dentro del Programa

sÛlo he conocido a uno que es Perfecto, y no porque lo fue, sino porque asÌ se llama.

A propÛsito, si alguien lo ve por alg?n grupo le ruego que me lo salude y que no deje

de   enviar   sus   tarjetas   y   su   bendiciÛn   a   sus   hijos   que   tanto   quiere,   porque   no   se

apantallan por el hecho de que lleve treinta y tantos aÒos sin beber.



            øPor quÈ casi nadie lleva sus esposas al Grupo XII?.



            Bola de compaÒeritos asustadizos, hipÛcritas e hijos de laÖmala vida; jam·s

aceptan que sus esposas conozcan a la clase de amigotes que tiene en AA, aunque en

parte tienen razÛn. Cuando yo llevÈ a mi esposa al Grupo XII durÛ como 1000 y 1 dÌas

riÒendo y procurando ña travÈs de Al-AnÛn- Al-AnÛn es un Programa que funciona   paralelo al de AA y que

pretende lavarles el coco a los familiares de los alcohÛlicos para que aprendan a soportarlos. clausurar ese grupillo que

pervertÌa a todos sus esposos; ahora caigo en la cuenta que ni la propia esposa ni los

hermanos ni los padres comprenden la mente turbulenta del alcohÛlico. Ni doctores ni

curas ni psiquiatras entender·n jam·s a los alcohÛlicos; mucho menos los sociÛlogos,

hechiceros similares a la suegras y los cuÒados. øLa causa?. Se necesita ser alcohÛlico

para entender al alcohÛlico.



            Los   compaÒeros   del   Grupo   XII,   acostumbrados   como   est·n   a   su   tipo   de

terapia,   a   su   propia   y   muy   particular   forma   de   ser,   pensar,   obrar   y   sentir,   causan

malestar   estomacal,   mental   y   espiritual   cuando   vistan   otros   grupos   o   participan   en

alguna   junta   de   informaciÛn   o   aniversario,   reuniÛn   en   la   que   alg?n   compa   festeja

pomposamente algunos aÒos de sobriedad y pretende presumir de sus logros a sus

familiares y amigos NO alcohÛlicos.



            Cuando participan los chicos malos del XII en cualquier junta de cualquier

grupo del mundo, casi todos los ven como bichos raros de zoolÛgicos; los tratan como

a leprosos, o pandilleros que pretenden llevarse la sÈptima  Se   refiere   a   la   SÈptima   tradiciÛn.   Es   el



dinero que se recoge en las sesiones y que se da voluntariamente para sufragar los gastos internos, ya que AA no recibe ayuda de fuera



y cada grupo debe sostenerse a sÌ mismo. En realidad no tiene nada de raro, simplemente hablan con



la   verdad   desnuda;   y   como   la   verdad   no   peca   pero,   incomoda,   muchos   culeros

intentan   desconocerlos   como   miembros   y   al   grupo   pretenden   borrarlo   hasta   de   los

directorios. Por todas estas razones el XII es conocidÌsimo por todo el mundo. Muchos

hablan de Èl y ni siquiera lo conocen; yo convivÌ con ellos durante dos aÒos y todavÌa

no los conocÌ a fondo. Siempre, seg?n he comprobado, se conocen nuevos pillos, pero

casi nadie le imprime al grupo su sello personal, como en otros grupos que conozco;

siempre tan atentos a las indicaciones del viejo guardi·n o de los fundadores (y pobre

de aquel que pretenda cambiar la autonomÌa).



            En    la   mayorÌa     de    los   grupos     de   Guadalajara      los   jerarcas     prohÌben

terminantemente a los nuevos miembros asistir a las misas negras del XII, como si

ellos tuvieran facultades o poderes especiales para ello; no quieren que sus borregos

se les insubordinen; no quieren competencia en las tribunas y quieren que los nuevos

conserven siempre esa condiciÛn; aspiran a tenerlos siempre como oyentes o como

alumnos; pretenden tener siempre a sus pendejos que les hagan caso y les crean a

g¸evo sus piadosas virtudes. °Perdona SeÒor a los jerarcas, porque no saben lo que

hacen!.



            Antes   de   continuar   quisiera   preguntar:   øquiÈn   puede   LEVANTAR   LA   MANO

para decir yo soy seÒorito?. Se dice com?nmente que no hay borracho que sea quinto

y que borracho dormido, culo perdido (me refiero tanto a la mujer como al hombre).



                                                                                                           8


----------------------- Page 9-----------------------

Si   se   aceptan     estos   principios    fundamentales       en   el  cÛdigo    del   alcohÛlico,    se

comprender· por quÈ somos tan reservados y por quÈ somos AN”NIMOS.



           Lo    anterior   va   para   sociÛlogos,    psiquiatras,    trabajadores    sociales,   curas,

hechiceros,   polÌticos,   jueces   y   todos   aquellos   que   pretenden   estudiar   la   conducta

humana y especial la mente turbulenta del alcohÛlico. Si no han dormido en baldÌos, si

no han sentido los estragos de las crudas fÌsicas y morales; si no han hecho cuanta

chiringaza horrorizarÌa a una persona cuerda; si no han estafado a cuanto bato se les

ha puesto por delante; si no han vomitado sangre; sÌ a?n no los ha hecho buey la

vieja; si no ha robado, matado o violado; si no fueron hospitalizados, procesados o

embargados; si no han sido desheredados, golpeados, ultrajados o violados (para no

decir cositas peores) es natural que no se comprenda a los alcohÛlicos. Digo todo esto

para que en un futuro recurran a AlcohÛlicos AnÛnimos si llegan a tener problemas

con el vino, o si alg?n familiar o amistad est· cargando la cobija y sus conocimientos

universitarios valen madre para enderezar a la vÌctima que ha caÌdo en las garras del

alcohol.



           Personalmente aprendÌ m·s en la adversidad que durante los 10 aÒos que

estuve   en   la   Universidad.   Cuando   los   sabios   del   mundo   quieran   comprender   a   los

alcohÛlicos   pueden   asistir    a   cualquier   grupo   de   AA   en   busca   de   informaciÛn   (pero

cuidado,   porque   a   lo   mejor   se   quedan   como   miembros).   No   importa   si   se   quedan

dentro     de   AA;   para   ser  alcohÛlico    no   es  requisito    ser  universitario;    en  nuestra

asociaciÛn militan   todo   tipo   de   personas,  ya   que   se ingresa   por   borrachote, no   por

pendejo. Adem·s, dentro de nuestra asociaciÛn no he conocido a un solo tarugo. M·s

bien    todos   se   las   saben   de   todas   todas.   Sabemos      desde   polÌtica   hasta   religiÛn,

pasando por las ciencias y los deportes. Criticamos todo y se nos hace chico el mar

para echarnos un buche de agua. Presumimos de saberlo todo y no sabemos nada.

SÛlo  de   una  cosa   estamos   seguros:   hemos   aprendido   a   vivir sin   beber   alcohol,   esa

pinche droga alteradora que los gobiernos estimulan por el interÈs de los impuestos y

de la cual sacan tajada desde el cuico hasta no sÈ quiÈnÖ.



           Un parÈntesis: øValdr· la pena meterse a fondo en este problema mundial?.

Le dejo la respuesta a los estudiosos. Lo ?nico que sÈ es que a mÌ el alcohol me partiÛ

toda   la   madre,   y   de   pilÛn   me   llevÈ   entre   las   patas   a   un   chingo   de   gente   que   se

encontraba a mi alrededor. Ojala que alg?n dÌa recobren la confianza que depositaron

hace mucho tiempo en mÌ, pero lo dudoÖ quedaron chisqueados y traumados; la mula

no era arisca, la hicieron.



           Volviendo al tema, a mÌ no me importa que los del XII hagan lo que quieran;

que brinquen y retocen, griten, rÌan o lloren; que blasfemen, recen o maldigan; si de

ese modo se desahogan o se sienten a gusto por que creen que ese es el camino para

recuperar la sobriedad y solucionar sus problemas, °que hagan lo que se les hinche!. A

mÌ quÈ me importa; ellos son ellos y yo soy yo. El Programa es muy personal y cada

alcohÛlico es un mundo; despuÈs de todo cada quien habla de la feria seg?n le fue en

ella.



           He aquÌ el gran secreto de ese formidable grupo; la m·s completa libertad;

claro que para muchos asustadizos era aquello libertinaje que envilecÌa, prostituÌa y

degeneraba  a los alcohÛlicos (°!!).



           En la Caldera del Diablo no se necesitaban maestros ni metiches; asÌ el que

querÌa hablaba hasta por los codos, mientras unos leÌan revistas pornogr·ficas u otros

comÌan tacos callejeros. Cualquier cabrÛn podÌa echarse un pedo sin temor a molestar



                                                                                                         9


----------------------- Page 10-----------------------

a   los   dem·s;   el   que   querÌa   bostezaba,   dormitaba   o   roncabaÖhablar,   escuchar   o

reÌrÖ.entrar y salir del grupo cuantas veces querÌaÖ.jugar a la soga, tocar la flauta,

jugar al trompo, canicas o baleroÖ. utilizar el local  como hotel y  hacer lo que se le

hinchabaÖ.todos   tenÌan   llaveÖ.todos   eran   dueÒos   y   servidoresÖ.se   podÌa   mascar

caÒa, pitar el cuerno, sentarse en el micrÛfono, hablar por telÈfono, mentarle la madre

a cualquiera o llevarse la sÈptima si tenÌa necesidad. Lo importante era hacer algo: ìSi

tu problema es no hacer nada, favor de hacerlo en otro grupoî, esa era la norma.



           Los   compaÒeros   del   XII   eran   turbulentos   y   mendigos;   se   morÌan   de   risa

cuando   alguien   trataba   de   desconocerlos   como   grupo,   porque   tal   parece   que   se

crecÌan al castigo. Debido a sus palabrotas y actitudes, muchos de los grupos que los

invitaban a participar con sus experiencias, casi nunca volvÌan a convidarlos; y es que

la   terapia   de   los   Chicos   Malos   es   fuerte,   cruda   y   cruel,   no   sugerible   para   muchos

dÈbiles mentales o neurÛticos.



           Contra todo lo que se ha dicho, los bombaÒeros del XII se mantienen sobrios

durante   las   24   horas   del   dÌa;   y   se   conforman   con  no   beber   y   ayudar   a   otros

desahuciados a recuperarse del alcoholismo. Yo me siento feliz con no beber y por eso

ingresÈ a esta fraternidad de hombres y mujeres a la que tengo honra de pertenecer y

servir. No lleguÈ ahÌ para convertirme en santo, ni filÛsofo, ni maestro.



           Que   no   es   nom·s   ponerle   tapÛn   a   la   botellaÖ.es   concepto   que   alguien

inventÛ.



           Que AlcohÛlicos AnÛnimos es UniversidadÖ.es cosa que no entiendo.

           Que AA es religiÛnÖ.es una pendejada.

           Que AA es maravillosoÖ.no lo pongo en duda.



           Que AA es un hospital psiqui·trico y mentalÖ.°mejor no digo nada, porque a

lo mejor le atinan!.



           En     mi  opiniÛn    AlcohÛlicos    AnÛnimos      es  una    sociedad    internacional     de

borrachos arrepentidos de las chingaderas que hicieron; ya no quieren beber porque el

alcohol les partiÛ toda la madre (o estuvo a punto). Entendieron a tiempo que el vino

se inventÛ para los reyes, no para los bueyes, y que el mejor bebedor es el que no

bebe.



           Pobre   de   aquel     que   se  enfada    o  encabrona      dentro   de   AA.   L·stima   de

aquellos que se creen superiores a otros o que se sienten herederos de Bill y Bob fueron

los fundadores de AA Dentro de AlcohÛlicos AnÛnimos todos tienen los mismos derechos, no

importa que se tenga un dÌa o 100 aÒos de sobriedad; no importa que se haya asistido

a una sola junta o 516,789. Hay compaÒeros con sÛlo tres meses que se muestran

m·s centrados que otros que tienen 10 aÒos. Olvidan que todos estamos en la misma

distancia de la botella y que el fin que nos mantiene unidos es el mismo. Dejar de

beber. Cualquier otro concepto vale madre. Los trillones de trillones de palabras que a

diario se hablan dentro de AA se reducen a dos culeras: NO BEBER.



           En AlcohÛlicos AnÛnimos no se necesitan maestros ni instructores; tampoco

se requiere de grandes pensadores, filÛsofos, oradores, lÌderes, santos o moralistas. El

Programa es sencillo y no tiene nada de complicado.



           Los lÌderes que se dediquen a la polÌticaÖ.si pueden.

           Los maestros que se vayan a la UniversidadÖ.si los admiten.



                                                                                                      10


----------------------- Page 11-----------------------

           Los instructores que se larguen al cuartelÖ.si son disciplinados.



           Los santos que se vayan a las iglesias y pidan al SeÒor por los alcohÛlicos;

ojala que nunca fallen todos estos virtuosos, para que vivan y reinen en AlcohÛlicos

AnÛnimos y sirvan de guÌas espirituales y poderes superiores, por todos los siglos de

los siglos santos. Ojala que cuando se ingresara en un grupo de AlcohÛlicos AnÛnimos

se quedaran en la calle los tÌtulos, oficios y posiciones econÛmicas y sociales. Ojala

que al traspasar las puertas, ?nicamente se viera al enfermo alcohÛlico sin importar su

condiciÛn econÛmicaÖ.Y digo esto, porque hay quienes cuentan su dinero delante de

los pobres. Tal parece que ignoran que hay desgraciados que no tienen derecho ni a la

luz solar, mucho menos a la elÈctrica que es m·s caraÖ



           Ellos   buscan    su   sobriedad    y  parece   que   la  est·n   lograndoÖ.buscan       la

felicidad y esto es un derecho natural que ning?n pinche jerarca tiene la facultad de

quitarles. En el Grupo XII ha habido numerosos bombaÒeros que antes dormÌan en

mesones, banquetas, parques y jardines y que ahora se han integrado a su familia y a

la sociedad. En el XII nadie se siente arrimadoÖ.todos sienten y viven esta maravillosa

fraternidad.



           Hay quien se ha llegado a imaginar al grupo XII como una olla de grillos o un

nido de alacranes, pero asistiendo un poco a las juntas, conviviendo con estos pillos y

haciendo aun lado todo tipo de prejuicios han terminado por comprender su misiÛn.

No   debe   olvidarse   la   zona   geogr·fica   donde   trabaja;   el   grupo   es   duro   porque   sus

miembros son indomables y turbulentos, no son alcohÛlicos de burÛ ni borrachitos de

poco fondoÖdate una vuelta y lo comprobar·s.



           El que aguanta la terapia de la Cueva de AlÌ-Bab· y sus 40 ladrones, soporta

las pinches autonomÌas de cualquier grupo y la terapia de cualquier cabrÛn. En el XII

se aprende a tener TOLERANCIA: palabra m·gica dentro de nuestro Programa.



           Para   entender   y  comprender   al   XII  no se necesita   estar locoÖ.pero   ayuda

bastante.



           Cuando te sientas superiorÖ.Ve al XII.

           Si crees tener toleranciaÖ.Ve al XII.



           Para terminar con este pinche capÌtulo quisiera aÒadir que todos los grupos

son iguales en cuanto a principios, pero varÌan en cuanto a funcionamiento interno.

Son como las gotas de agua, tan iguales y tan distintas. El grupo XII rompe todas las

barrerasÖ.tal parece que es una gota de aceite puerco mezclado entre otras muchas

de agua pura y cristalina.



           El Grupo XII es el agua negra de deshechoÖ.pero que tambiÈn sirve para

apagar incendiosÖ.no es m·s que un prietito del mismo arroz.



           El Grupo XII es el padre de varios grupos y no tiene comparaciÛn.



           Ninguna huella digital es igual en el mundoÖ.Hay de grupos a grupos y no

hay que confundir:



           No es lo mismo el mondongo de Tapachula, que t·pate chula el mondongo.

           No es lo mismo la cÛmoda de tu hermana, que acomÛdame a tu hermana.



                                                                                                   11


----------------------- Page 12-----------------------

           No es lo mismo Carlos Emeterio Saturnino GuajardoÖ.que sacarlo, meterlo,

sacudirlo y guardarlo.



           En   fin  el  Grupo   XII  se  presta   a  controversias.   Para   muchos   ñy    yo   me

encuentro entre ellos-, es el grupo m·s fabuloso del mundo; para otros es el grupillo

m·s mierda de AA y hasta piensan que debe de ser borrado del mapa. Pero hay una

cosa en la que estamos de acuerdo:



                                              ìEl Grupo XII es

                                                un grupoÖ..

                                              °fuera de serie!î



                                                                                                 12


----------------------- Page 13-----------------------

                                                    II



                                         UBICACI”N Y DESCRIPCI”N



                                          Borracho que no conoce el

                                          barrio de San Juan de Dios

                                          no conoce el ìombligoî de

                                          Guadalajara.

                                          Yo soy de los ìmachosî de San Juan de Dios,

                                         donde se acuesta uno y amanecen dos.



           El Grupo XII de AlcohÛlicos AnÛnimos se encuentra ubicado en plena Zona

Roja de Guadalajara en el popularÌsimo y legendario barrio de San Juan de Dios, calle

5 de Mayo n 28, para ser m·s precisos ocupa un cuartucho maloliente d 6 metros de

largo   por   4   de   ancho,   y   aunque   separado   por   pared,   el   local   forma   parte   de   un

hotelucho de ?ltima categorÌa y sin nombre, clausurado cotidianamente debido a los

desmadres   que   ahÌ   ocurren   y   habitado   (cuando   est·   en   servicio)   por   prostitutas,

homosexuales y mariacheros.



           En   la   acera   de   enfrente   se   encuentran   varios   prostÌbulos   disfrazados   de

fondas   y   ostionerÌas   y   otro   hotelucho,   habitado   exclusivamente   por   mariposillas   de

todos   tamaÒos   y   colores   que   enseÒan   las   piernas   hasta   las   nalgas   y   dispuestas   a

ofrecerse     de   inmediato    al  mejor    postor.   Muchas     de   estas   trabajadoras     sexuales

ofrecen descuentos a los bombaÒeros de AA; si los atributos galantescos del candidato

no   est·n muy   devaluados,   pueden   conseguir  alg?n   taco   de   cachucha.   Son   famosas

aquellas   palabras   pronunciadas   por   ìLa   Chivaî   y   que   despuÈs   se   convirtieron   en

axioma: ìTengo lo alcohÛlica por el hocico, sopor el culoî.



           El arca que circunda la compone m·s de 20 manzanas infestadas de billares,

cantinas,   hoteles   y   hoteluchos,   mesones,   centros   diurnos   y   nocturnos,   vinaterÌas,

taquerÌas, fondas y ostionerÌas; por ahÌ caminan como son·mbulos cientos de hombres

y mujeres alcoholizados y drogados, y tambiÈn un chingo de cuicos que macana en

mano reclaman la cuota.



           Suele decirse que alcohÛlico que no conoce el barrio de San Juan de Dios, no

conoce     el   ombligo   de   Guadalajara.   Cualquier   bombaÒero         que   quiere    recordar   su

pasado suele darse una vuelta por esos parajes, donde el alcohol y la droga corren a

manos llenas (y a la vista de todos).

           Si    llegas   a  andar    de    turista  por   esos    rumbos,     no   creo    que   tengas

inconveniente en participar en esas juntas, que se inician diariamente a partir de las

dos y media de la tarde, Puedes coordinar, si gustas, y tambiÈn abordar el vomitadero

en el momento que quieras, ìsin lÌmite de tiempoî.



           Cuando   lo   conocÌ,   el   Grupo   XII   ocupaba   un   local   que   tenÌa   una   cortina

met·lica   despintada   y   sin   engrasar;   tampoco   tenÌa   ning?n   escudo   de   la   asociaciÛn.

Levantarla   costaba   un   g¸evo,   ya   que   el   candado   estaba   descompuesto   y   abrirlo

requerÌa cierta maÒa.



           En una esquina se encontraba un mingitorio pequeÒo, especie de resumidero

que apestaba a diablos porque rara vez se lavaba y desinfectaba. HabÌa dos letreros

que rezaban: ìDale gracias a Dios porque lo que tienes en la mano no lo tienes en el

anoî y ìA las tres sacudidas es puÒetaî. En las paredes y el techo pintados de verde



                                                                                                       13


----------------------- Page 14-----------------------

seco habÌa varias telaraÒas. El escaso mobiliario era de madera corriente y de color

amarillo canario. En la esquina izquierda se encontraba la tribuna, con un letrero que

la identificaba como vomitadero. Sobre este armatoste se encontraba un micrÛfono

de    utilerÌa,  un   artefacto   de   fierro   en  forma    de   pene,    de   aproximadamente        20

centÌmetros   de   largo   por   5   de   di·metro;   se   utilizaba   para   que   el   orador   en   turno

pronunciara frases como: ìEl Programa te va a doler, pero te va a gustarî, ìEsto es de

poco a poco, porque me sofocoî; ìAquel que se sienta jerarca, que se siente en el

micrÛfonoî; ìDespacito, porque soy seÒoritoî, y otras frases por el estilo.



           Detr·s   del   vomitadero   colgaban   los   siguientes   letreros:   ìQue   bueno   que

tengo problemas, ellos reafirman mi car·cterî; ìSin excepciÛn de bombaÒeros, no se

admiten chismesî y ìSÛlo de pensar que voy a cagar, me dan ganas de empezar a

repartirî.   En   la   esquina   derecha   se   habÌa   instalado   la   cafeterÌa,   compuesta   por   un

pequeÒo       mueble     alacena    de   madera,     donde    se   guardaban      muchas     ch·charas,

herramientas de trabajo, y, de cuando en cuando; az?car, cafÈ, tÈ y literatura de AA.

Arriba de la alacena se habÌa colocado dos ladrillos para separar el calor de las dos

parrillas     elÈctricas,    casi   siempre      descompuestas;        en    dos    ollas    de    peltre,

descarapeladas,   abolladas   y   tiznadas,   se   preparaba   aquel   cafÈ   espeso   y   abundante

(orgullo   del   Grupo   XII),   que   se   repartÌa   sin   tacaÒerÌa   a   cuanto   culero   llegaba,   asÌ

fueran gorrones que no dieran la sÈptima.



           Al   lado   de   la   cafeterÌa   se   encontraba   una   mesita   destartalada   de   madera

donde se colocaba la escasa losa, rajada y percudida. Al fondo y al centro, metido en

una especie de cueva formada por la escalera del hotelucho anexo se encontraba el

lugar del coordinador. HabÌa adem·s un escritorio pequeÒo, y encima varias revistas

pornogr·ficas, el Libro Grande, el cartabÛn y un telÈfono (que no funcionaba porque

no habÌa lÌnea), pero que servÌa para apantallar a los visitantes, quienes creÌan que el

XII   contaba     con   este  importante     servicio,   ya   que   nunca    faltaba   alg?n   pillo  que

simulaba hacer llamadas a un amigo o a la oficina intergrupal de servicios.



           El coordinador se sentaba en un equipal viejo y sucio, atr·s, clavado de la

pared,     se   encontraba     un   clavijero   grande    con    cuernos    de   buey,    que   quedaba

precisamente a la altura de la cabeza del coordinador para sentirse y recordarle que su

tarea   no   tiene   ninguna   complicaciÛn,   ya   que   cualquiera   que   aguante   los   cuernos

puede hacer el servicio de dirigir la junta. A su lado habÌa el siguiente letrerito: ìSi son

tuyos, recl·malosî.



           De las paredes colgaban, adem·s cuadros y banderines (como en todos los

grupos), un montÛn de chingaderas distribuidas en completo desorden y propias, m·s

bien de un bazar en bancarrota; los objetos representaban el origen de sus socios y

casi siempre contenÌan un mensaje.



           Recuerdo los siguientes: una gorra y macana de cuico, un casco de motorolo

y otro de guacho, un incensario, un hisopo y una olla de cobre; unos calzones de vieja

y   un   brasier;   un   reloj   elÈctrico   (inservible),   una   chicota   de   cuero,   un   cuerno,   dos

bacinillas y una soga; un tornillo grande, 5 campanas (de varios tamaÒos), 6 cucharas

de madera de diversas medidas y una muleta; un cubilete, un trompo, un balero, un

rosario y un sombrero (nuevo) de charro; una corneta, un tambor, una flauta y una

llave    grande;    una    andadera     (tambiÈn     descompuesta),       un   fondo    viejo,  negro    y

mugroso; una moneda grande de cobre, una cartera vieja de cuero y otro chingo m·s

de cosas.



                                                                                                       14


----------------------- Page 15-----------------------

           Completaban la decoraciÛn cerca de cincuenta postres de viejas buenotas y

encueras en diferentes poses. Alguien escribiÛ sobre uno de los carteles: ì$ 300.00

con derecho a todoî.



           Como   puede   suponerse   el   Grupo   XII   causaba   terror   entre   los   puritanos,

quienes andan por todos lados impartiendo c·tedra y que, sintiÈndose apÛstoles, se

dedican a seÒalar los defectos de los dem·s.



                                  SIGNIFICADO Y MENSAJE DE

                                        LOS ARTEFACTOS



           Vomitadero:         Lugar   de   lamentaciones      y  lavadero    de   los  pensamientos

sucios;   funcionaba   como   medicina   para   los   enfermos,   como   pasatiempo   para   los

curados y como p?lpito para los ateos. Era una suerte de tribuna por el que pasaban

los grandes maestros. En el Grupo XII ning?n cabrÛn se paraba la nalga; todos podÌan

pasar y habÌa ocasiones en las que hasta tres pelados al mismo tiempo hablaban. Un

promotor sugiriÛ instalar dos tribunas en el mismo local, dado que se abusaba mucho

del rollo.



           Cucharas:   ServÌan   para   tomar   la       ìmedicinaî   y   se   disponÌan   de   varios

tamaÒos. Quienes subÌan al vomitadero tomaban la que necesitaban, identific·ndola

por sendos letreros que ilustraban sus caracterÌsticas: ìSaluda y b·jateî, de 5, 10, 20 y

30   minutos;   y   ìSin   lÌmite   de   tiempoî.   Seg?n   la   gravedad   de   la   enfermedad   era   el

tamaÒo de la cuchara; los curados nunca tomaban ninguna, dando a entender con ello

que no la necesitaban; pero curiosamente eran los que m·s tiempo permanecÌan en la

tribuna.



           MicrÛfono:  Popular   artefacto   que   en   una   ocasiÛn   se   propuso mandarlo   a

hacer   de   oro   de   18   kilates.   /til   sobre   todo   para   los   oradores   payasos,   quienes   lo

acariciaban y tienen el vicio de modular la voz; gesticulan como artistas para tratar de

impresionar a los dem·s. Sin embargo, siempre se les vio como polÌticos fracasados.

Hay quienes duplicado y lo utilizan como consolador en sus noches de soledad.



           Andadera: /til mueble de madera que se encontraba colgado del techo por

medio de una argolla y que servÌa para que los nuevos dieran sus primeros pasos.

Como le faltaba una ruedita, muchos se caÌan a la menor pinche descuidadita. Esta

andadera   significaba   que   se   tenÌa   que   andar   con   cuidado   y   sin   prisas   dentro   del

Programa.



           Aureola: Colocada arriba y al centro del vomitadero, tenÌa como fin iluminar

la cabeza del orador cuando Èste hablara con mucha espiritualidad. El coordinador se

encargaba d encender y apagar este artefacto por medio de un apagador instalado a

un    lado   del  escritorio.   (Se  le  menciona     a   pesar   de   que   nunca    se  colocÛ   esta

chingadera, porque la idea quedÛ en puro propÛsito).



           Bacinillas: ServÌan para recoger la sÈptima. Casi todos depositaban ahÌ sus

excrementos   econÛmicos,   generalmente   de   menor   valor,   que   encontraban   en   sus

bolsillos (imitando a Bill). Cuando estos compaÒeros iban a los grupos de altura daban

monedas   de   cinco   y   diez   pesos,   y   algunos   hasta   billetes   de   20   o   50   pesos;   sin

embargo, cuando estaban en el XII nos conform·bamos con que dieran 20 centavos.



                                                                                                     15


----------------------- Page 16-----------------------

No debe de extraÒar entonces que el grupo llegase a deber hasta 7 meses de renta y

que de vez en cuando le cortaran la luz. (La ?ltima vez que me di cuenta, la ComisiÛn

Federal de Electricidad habÌa recogido el medidor). Como no habÌa compaÒeros que

tuvieran   carros   ni   buenos   trabajos   o   bienes   raÌces,   resultaba   muy   difÌcil   escoger

tesorero,   ya   que   hasta   los   pocos   honradotes   que   habÌa   terminaban   por   robarse   el

dinero (que nunca fue mucho por cierto); ahÌ del que ning?n visitante se animara a

entregar su sÈptima, pues siempre existÌa el temor de que su dinero se malversara.



           De     las  dos    bacinillas,   la  que   se   usaba     a  diario   era   fea,   cochina    y

descarapelada, mal pintada de amarillo por dentro, daba la impresiÛn de estar cagada,

la   de   lujo   se   encontraba   adornada   con   dibujos   bien   pintados;   sÛlo   se   utilizaba   los

domingos y dÌas festivos, cuando visit·bamos otros grupos o habÌa alguna coleada.



           Cuerno: Se utilizaba para llamar a la bueyada al cafÈ. A veces los bueyes

entraban de uno en uno o otras en manada; cuando entraban dos al mismo tiempo se

decÌa que era una yunta; si entraba un compaÒero gordo era el toro apis; si era joven,

novillo despuntado; si era compaÒerita, vaquilla, si ya estaba pasada de aÒos, vaca

cualquiera     y   suiza  y   holandesa     cuando    tenÌa   senos    grandes    y   llamativos;   si  la

compaÒera era seria y muy respetuosa, entonces era vaca sagrada. Los alcohÛlicos de

nalga eran toros o vacas echados. Los pitidos eran tambiÈn la contraseÒa para iniciar

la junta, ya que era rarÌsimo que un teporocho de XII tuviera reloj.



           Gorro de cuico: Simbolizaba el amor de cachucha. Dentro del grupo habÌa

de vez en cuando parejas que intercambiaban experiencias en la cama, por lo que se

aseguraba   que   las   juntas   de   ombligo   resultaran   beneficiosas.   Los   bombaÒeros   del

grupo admitieron alguna vez en sus filas a un joto con todo y su mayate, ya que los

dos se declararon alcohÛlicos. Las sesiones eran fabulosas cuando ambos compaÒeros

se sacaban tus trapitos al sol.



           Casco       de    soldado      y   motorolo:       ServÌan    de    protectores     para    los

compaÒeros privilegiados que no querÌan daÒarse sus neuronas, sensibles a la menor

desviaciÛn       del   Programa.       Como      nunca     existieron     en    el   XII   inteligencias

superdesarrolladas   que   pudieran   seÒalar   quien   llevaba   bien   o   mal   el   Programa,   los

cascos se utilizaban para protegerse de las pedradas, canicazos y resorterazos que se

producÌan cuando habÌa guerras intestinas toc·ndose la segunda TradiciÛn.



           Incensario, hisopo y olla: Se utilizaban para bendecir de vez en cuando al

XII y alejar los malos espÌritus de otros grupos. VÈase ?ltimo capÌtulo. En el incensario

se quemaba incienso, con el hisopo se rociaba el agua maldita y puerca que se llevaba

en la olla de cobre. La ceremonia de bendiciÛn era tradicional cuando se visitaba otros

grupos,     para    pedir   en   coro   por    el  buen    funcionamiento       y  para    alejar  a   las

perturbaciones e ideas que obstaculizan la supervivencia.



           Chicota de cuero: Esta cuarta representaba a la misma TradiciÛn, llevada a

su   extremo.   Quien   no   se   sujetaba   a   ella,   se   le   daban   cuatro   cuartazos   leves   y

simbÛlicos para que entendiera con claridad la autonomÌa del Grupo. Cuando alguien

protestaba por la exagerada libertad que privaba en el XII, no faltaba alg?n mamÛn

que gritara: ìExplÌquenle a ese buey la cuarta tradiciÛnî.



           Otra   gorra   de   cuico   y   macana:   Accesorios   que   utilizaba   el   cafetero   del

dÌa. Significaban la autoridad y el poder de los fieles servidores para chotear a los que

crÌan que se gobernaba. Bastaba con que cualquier bato se pusiera la gorra y agarrara



                                                                                                       16


----------------------- Page 17-----------------------

la macana para que se convirtiera de inmediato en un saca borrachos con facultades

para expulsar latosos, recaÌdos o escandalosos.



           Cartera   vacÌa:  La   dejÛ   el   ìAguayÛnî   para simbolizar   que   el   Programa no

tenÌa   nada    de  material.   Se  les  mostraba     a  aquellos   ingenuos    que   creÌan  que

AlcohÛlicos AnÛnimos era una Sociedad que sufragaba quiebras econÛmicas de los que

andaban en el pedo. Con eso se demostraba que AA no era casa de beneficencia y

que no tenÌamos por quÈ financiar gastos de mesÛn ni de petate.



           Clavijero con cuernos: Especiales para el distinguido coordinador del dÌa.

ServÌan para recordar que m·s de alguna vez nos hizo buey nuestra sufrida y querida

vieja por andar de pedotes y no cumplir con las obligaciones. Se comprendÌa que para

ser fiel una mujer debe de estar bien comida, bien vestida y bien cogida.



          Tornillo: Un axioma explicaba la razÛn de su existencia: ìSin este tornillo no

funcionasî. Otro compa escribiÛ despuÈs: ìSi te hace falta, pÛnteloî. (Nade lo solicitÛ,

razÛn por la cual es muy cierto aquello de que ìNo hay alcohÛlico pendejoî, similar a

otro que reza: ìNo hay borracho que trague lumbreî.



           Soga: Era un sÌmbolo para ofrecerle una salida a todos aquellos a los que se

les agotaran todas las autojustificaciones de sus recaÌda. Era delgada y podrida, por si

alg?n vale tomaba en serio esta mamada y se le ocurrÌa colgarse de verdad.



           Cubilete, trompo y balero: Juguetes para que los usaran cuando quisieran

aquellos que no querÌan ser hombres o que eran tan tercos que no se atrevÌan a dar

su 6 Paso.



           Llave: Era el sÌmbolo de la buena voluntad, aunque adem·s se usaba como

destapador o martillo.



           Caricatura del Capit·n Garfio: ExistÌa un cuadro bien hecho, con marco,

vidrio y toda la cosa, del tamaÒo de los cuadros que figuran en la mayorÌa de todos los

grupos con las fotografÌas de Bill y Bob. TenÌa la siguiente inscripciÛn: SE BUSCA, por

tranza y trinquetero, $ 10,00 de recompensa. Se trataba de dar a entender que nadie

deberÌa intentar igualarse a Bill y Bob.



           Rosario: Este artÌculo religioso lo llevÛ un ateo por la Gracia de Dios. Estaba

pendiente de un clavo debajo del ventilador y lo dejÛ ahÌ para burlarse de Èl cada vez

que subÌa al vomitadero.



           Sombrero charro: Lo dejÛ en el local un trovador de la zona y simbolizaba

la mitad de la fama jalisciense: el que no es mariachero es puto. Cuando llegÛ por

primera vez ese compa, un bombaÒero que le daba la bienvenida y d·ndole muletazos

y   apapachos,    le  decÌa:Ö..el   Programa    es   tan  sencillo  que  cualquier   hombre    de

sombrerote lo entiendeÖ.no se ocupa saber leer ni escribir; aquÌ en este grupo no se

necesita ning?n pinche compromiso. No volvÌ a saber nada de ese paisa borrachote,

jugador y enamorado que nos dejÛ el sombrero como recuerdo.



           Muleta: Un lisiado la dejÛ en el grupo. Se le prestaba a cualquier visita que

quisiera darnos muletazos para congraciarse con los asistentes a las sesiones.



                                                                                               17


----------------------- Page 18-----------------------

           Fondo negro: Prenda Ìntima que dejÛ una distinguida dama de la zona roja

para que lo tocara todo aquel cabrÛn que no lo hubiera hecho. Aparte de negro estaba

roto y cochino, y se encontraba colgado a un lado del vomitadero.



           Moneda       de   cinco   pesos:    Era   una   pieza   grande   de   cobre   como   de   7

centÌmetros de di·metro; estaba pintada en amarillo oro y servÌa para recordar que

andando   borracho   se   pierde   f·cilmente   el   5.   Alguien   colgÛ   de   este   sÌmbolo   dos

axiomas: ìNo hay borracho que sea 5î y ìBorracho dormido, culo perdidoî.



           Cheque   en   blanco:   Lo   llevÛ   el   ìTerrible   Acapulcoî   para   que   cada   culero

anotara en la imaginaciÛn los dÌas, meses y aÒos que llevara sin tragar alcohol. Se

giraba   con   cargo   al   Banco   Mundial   de   la   Sobriedad   y   se   extendÌa   a   nombre   del

portador.



           Cobija: La abandonÛ en el local un compaÒero recaÌdo que la usaba para

taparse del frÌo de diciembre, una vez que se la prestÛ el congal para que le sirviera

como hotel durante mes y medio. Se colgÛ de un lazo y se le presta a todo aquel que

crea que a?n no la arrastraÖ.



           Cartel     de   mitotes:     ServÌa    para   clavar   y  pegar    todos    los  informes,

invitaciones   y   cartulinas   que   llegaban   de   todos   lados;   era   una   especie   de   periÛdico

mural para mantenerse al dÌa de todas las puntadas de humor negro. Un bombaÒero

lo usÛ una vez para avisar que todos estaban invitados a su 3 Aniversario, motivo por

el que habrÌa un gran convivio.



                                             M E N U :



                               Tacos de cabeza dura y pelada.

                                       Patitas al hombro.

                                       Papaya en su mes.

                                      Pitomate en su jugo.

                                       Chile mascabelito.

                                 Huevos pasados con lengua y

                                       Pl·tano con crema.



           Para terminar con este capÌtulo que ya me tiene enfadado sÛlo dirÈ que fuera

del XII, todo era Nueva York.



                                              oooOooo



                                                                                                    18


----------------------- Page 19-----------------------

                                                 III



                                  EXPERIENCIAS DEL ì—ETASî



                              Una pequeÒa historia de un jefecillo

                                     de la banda del botecito.

                                 Amo y seÒor de las banquetas

                                   de la ìcalle de los espejosî.



           Mi vida in?til empezÛ con una cerveza que tomÈ un dÌa de mi santo. De ahÌ

en adelante seguÌ bebiendo porque me sentÌa a gusto; el dÌa que no tomaba estaba

triste y decaÌdo; llegÛ un momento en que me hacÌa falta la copa para sentirme a toda

madre, para trabajar con m·s ganas y hasta para hablarles a las muchachas.



           Hace   mucho  tiempo   tuve   una   novia;   yo  la   querÌa   mucho,   pero   ella  no me

correspondÌa. Posiblemente era un espejismo, pero yo la adoraba.



           -T? eres lo que siempre he querido- le decÌa.



           Ambos est·bamos chiquillos; ella tenÌa unos 15 y yo 16 aÒos. Ya no puedo

querer a nadie como a ella quise. IniciÈ mi alcoholismo por decepciÛn y desesperaciÛn.

No me daba jalÛn, pero yo pensaba que a lo mejor viÈndome borracho se fijaba en mÌ;

querÌa que se sintiera orgullosa de enterarse de que me emborrachaba por ellaÖ.a lo

mejor le servÌa de prueba de que realmente la querÌa. Sin embargo, nada pendeja me

mandÛ   a   la   chingada.   Tiempo   despuÈs   tuve   otras   novias,   pero   siempre   pasaba   lo

mismo.



           La enfermedad del alcoholismo agarrÛ carrera en mÌ; cada dÌa empinaba m·s

el codo y empecÈ a descuidar el trabajo, hasta que llegÛ un momento en que casi no

me importaba.



           Antes de agarrar mi patÌn loco tenÌa un cuartito bien equipadito y arreglado;

tenÌa   buena   ropa,   comÌa   bien   y   no   tenÌa   ning?n   pinche   vicio;   pero   cuando   agarrÈ

bajada, que chinga me parÛ el alcohol.



           Mi alcoholismo se desarrollÛ tanto que empecÈ a perder el conocimiento; por

esa razÛn ya no me querÌan en mi casa, porque no actuaba ni razonaba como un ser

normal.



           Un dÌa hubo una fiesta en la casa; se celebraba el santo de un hermano mÌo

y como invitada asistiÛ la mujer que ahora es mi cuÒada. Yo no la conocÌa entonces,

mucho menos sabÌa que era la novia de mi carnal.



           Ya entrado en copas la invitÈ a bailar y ella me despreciÛ. Me encabronÈ y la

quise sacar a bailar a g¸evo; est·bamos forcejeando cuando de pronto llegÛ su novio

(mi hermano) y me grita:



           -øQuÈ chingados pasa aquÌ?



                                                                                                   19


----------------------- Page 20-----------------------

           -°QuÌtate pendejo, que ella tiene que bailar conmigo!

           -Est·s loco carnal, ella es la novia y tienes que respetarla.

           -°Me vale madre!

           -EntiendeÖ.es mi novia.



           Est·bamos por agarrarnos a fregadazos cuando llegaron otros dos hermanos

mayores. No recuerdo que pasÛ despuÈs, pero el caso es que amanecÌ amarrado a la

cama.



           -øQuÈ pasÛ aquÌ? ñ le preguntÈ a i mam·.

           -°C·llate cabrÛn!, no tienes verg¸enza.

           -Pero por quÈ estoy amarrado, no me acuerdo de nada.

           -No te hagas pendejo.



           Hoy   sÈ   que   existe   lo   que   aquÌ   llamamos   lagunas   mentales,   pero   soy   un

cabrÛn   si   me   acuerdo   de   muchas   pendejadas   que   cometÌ   durante   mi   alcoholismo.

Aclaro que hasta la fecha no me ven con buenos ojos ni mi hermano ni mi cuÒada.



           Poco despuÈs abandonÈ de plano el trabajo para dedicarme de lleno al vino.

Por esa Època me incorporÈ a la ìBanda del botecitoî. Cada vez que iba a casa de mi

madre, ella me veÌa con tristeza, pero me invitaba a comer; siempre salÌa a la carrera,

por   miedo   a   que  llegara   mi   padre,  ya   que  desde   aquel   dÌa  no  me   querÌa  enfrentar

porque Èl me humillÛ y yo lo ofendÌ.



           -Te tengo aquÌ por l·stima- me dijo en esa ocasiÛn.



           Eso   me   doliÛ   tanto   que   hasta   le   mentÈ   la   madre   (aunque   despuÈs   me

arrepentÌ). Recuerdo que una vez tratÈ de cortarme las venas; me doliÛ bastante y me

asustÈ al ver el sangrerÌoÖ. Me apretÈ la muÒeca y me fui a la Cruz Roja para que me

auxiliaran y les dije que habÌa sido por accidente.



           ProgresÛ tanto mi alcoholismo que mi propia madre me decÌa:



           ìMejor    que    te  murieras    para   que   no   estuvieras    causando     l·stima;   me

mortificas mucho y me est·s acabando dÌa a dÌa. °Ya no sirves para nada!î.



           Esto me calÛ hasta los huesos, pero lo tomÈ como justificaciÛn para seguir

bebiendo.



           Si ya no sirvo para nada ñpensaba-, pues seguirÈ chupando con mis cuates

hasta que me lleve la chingada.



           Siempre que andaba alcoholizado ofendÌa mucho a mi familia, a mis amigos y

a toda la gente. Las pocas veces que me aparecÌa por la casa nom·s iba a echarles la

bronca, hasta que de plano me juzgaron loco. Mi familia sabÌa que andaba con los del

botecito,   pero   ya   no   me   levantaban   como   al   principio.   SabÌan   que   andaba   todo

mugroso, cagado y con hambre, pero ya no les importabaÖni a ellos ni a mÌ. HabÌa

perdido     todo,   era  un   perdido,   un   loco   y  un   holgaz·nÖ.Me      dejaron    libre  y  me

permitieron hacer lo que quisiera. °Los tenÌa hartos!.



           Nunca golpeÈ a mi madre, pero sÌ la ofendÌ a m·s no poder. Le decÌa que no

era mi madre y que me habÌa recogido de un hospicio; que no me querÌa; que no



                                                                                                    20


----------------------- Page 21-----------------------

volverÌa con ella y otras muchas cosas de las cuales estoy arrepentido. Recordando mi

vida anterior he logrado evitar tomar otra primera copa.



           Me acuerdo cuando comÌa de los basureros del mercado de San Juan de Dios;

recogÌa naranjas y pl·tanos pasados, pero con el hambre rezagada °que bueno sabÌan

los condenados!. LleguÈ a acostumbrarme a recoger la comida que encontraba en el

suelo,   como   un   perro   vagabundo   cualquiera.   Me   humillaba   ante   los   que   estaban

comiendo en el mercado, las fonderas me corrÌan pero siempre me las ingeniaba para

volver a mendigar el taco, y casi todas las veces me lo daban por compasiÛn. RecogÌa

las   sobras   en   una   bolsa   de   pl·stico   y   en   otra   bolsa   recogÌa   los   culitos   de   cerveza.

Cuando las llenaba me iba con los cuates para repartirlas. Eso me hacÌa sentirme el

m·s chingÛn de los borrachitos, porque les demostraba que sabÌa conseguir comida,

algo de dinero y alcohol, que tom·bamos puro o rebajado con agua.



           Un alcohÛlico es capaz de todo con tal de conseguir bebidas o dinero para

comprarla. Descalzo y con los pantalones todos rotos (para causar l·stima) cantaba,

bailaba   cuando iba   a   la  Plaza   de   los   Mariachis; y   servÌa   de   payaso   a   cambio   de   un

trago.   La   gente   se   reÌa   de   mÌ   porque   trataba   de   imitar   a   Jorge   Negrete,   a   Pedro

Infante, Javier SolÌs, Cornelio Reyna y otros. De cualquier modo sÛlo recibÌa insultos y

humillaciones.



           Cuando traÌa algo de dinero me metÌa a los cines para recoger del suelo las

palomitas   de   maÌz  y   algunos   pedazos   de   pan,   galletas   y   dulces.   Cuando   llenaba   mi

bolsa me sentaba para ver las pelÌculas que estaban exhibiendo, pero casi siempre me

quedaba      dormido.    Luego    caminaba     por   las  calles,   siempre   con   la  vista  al   suelo,

tratando   de   encontrar   un   pan   o   alg?n   peso;   no   querÌa   trabajar   en   nada,   pero   no

porque fuera realmente un g¸evon, sino porque estaba acomplejado y me aferraba a

que no servÌa para nada.



           Varias veces perdÌ la nociÛn del tiempo, y habÌa momentos en que no sabÌa si

era de noche o era de dÌa; vagaba como son·mbulo por todo el barrio, vegetando por

la calle de Gigantes o ìcalle de los espejosî, donde convivÌa con mis compaÒeros los

borrachitos, durmiendo en las banquetas o afuera de los mesones. Simulaba que todo

me valÌa madre, pero en el fondo era un hombre triste y amargado que se sentÌa peor

que basura.



           En   momentos   de   desesperaciÛn   me   les   atravesaba   a   los   camiones   y   a   los

coches   para   que   me   mataran,   pero   siempre   que   lo   hice   tuve   suerte   y   nom·s   me

aventaban o frenaban a tiempoÖ.Buscaba la puerta falsa del suicidio.



           En una ocasiÛn las ìmuchachasî que trabajaban frente al local del grupo me

ofrecieron   dos   pesos   para   alcohol,   pero   con   la   condiciÛn   de   que   me   masturbara

delante de ellas y a la vista de todos los que pasaran. Yo estaba crudo y necesitaba

desesperadamente mi alcohol, asÌ que no tuve m·s remedio que aceptar el trato. Pero

no sÛlo tuve que soportar esas pinches humillaciones; tambiÈn vendÌa muchas veces

mi sangre para seguir bebiendo. Hubo ocasiones en las que fui al banco dos veces por

semana. SalÌa a la calle y veÌa el sol bien rojo. Cada dÌa estaba m·s madreado, era casi

un muerto en vida y francamente deseaba la muerte. Yo creo que el gobierno debe

evitar estos asesinatos en masa, pero no tanto por cuidar a los borrchales, sino por los

pacientes que pagan la sangre sin haber investigado su procedencia.



           Andando por las calles vi a muchos cuates muertos a consecuencia del chupe;

amanecÌan destripados de cuclillas, frÌos por una congestiÛn alcohÛlica o simplemente



                                                                                                       21


----------------------- Page 22-----------------------

atropellados; nadie investigaba las causas de sus muertesÖ..Otro perro m·s que morÌa

y   punto.   Entre   ellos   recuerdo   a   Alvarito,   que   muriÛ   en   la   raya.   No   les   caÌa   bien   a

muchos, pero yo platicaba a toda madre con Èl. Un dÌa le preguntÈ a un compa:



           -øPor quÈ no le hablas a Alvarito?

           -Porque es muy ojete y nunca pasa el pisto.



           La   ley   del   toporocho   es   dura;   el   que   consigue   algo   debe   compartirlo   y   es

necesario sobrevivir en esa vida de miseria.



           Alg?n tiempo le hice a otro tipo de drogas, pero m·s que por necesidad era

por payasada o porque nunca faltaba quien invitara:



           -°Orale hermano!, Èntrele, ya se acabÛ el alcohol.



           Y   asÌ   inhalÈ   gasolina,  thiner,   aguarr·s   y   cemento;   nunca llegaron   a   ser   un

h·bito poderoso, si no que chinga me hubieran dado.



           Un dÌa de tantos, nos llevaron a todos los borrachitos al Servicio Secreto y yo

le hice al ingenuo. øPor quÈ nos detienen seÒor?, ?nicamente nos gusta tomar y no

ofendemos a nadie.



           -Es   que   entrÛ   nuevo   Presidente   y   ordenÛ   encerrarlos   a   todos   ustedes,   por

vagos, mal vivientes y ebrios consuetudinarios.



           Una   vez   que   traÌa   una   cruda   espantosa   y   ning?n   centavo   para   cur·rmela,

todo desesperado acudÌ conÖ.un conocido que era pintor y le dije:



           -Dame tantito de esa botella, °que ya me anda de cruda!.



           -°No tomes, es aguarr·s!.



           Sin importarme nada le di dos o tres tragos fuertes, y despuÈs me ardieron

un chingo las tripas. Le avisaron a un cuÒado mÌo, quien me llevÛ a su casa y me dio

un cafÈ bien cargado; creo que despuÈs me sentÌ mejor.



           En otra ocasiÛn me sentÈ con un cuate afuera del mesÛn. Era diciembre y

hacÌa un frÌo de poca madre, de esos que hacÌa aplaudir las sentaderas; no tenÌamos

vino ni periÛdicos con que envolvernos, asÌ que abrazados y bien juntitos nos d·bamos

calor.   Durante   la noche   el muchacho   ese  se   puso   a   temblar   y  durante   las   primeras

horas de la madrugada se puso mal; le entrÛ fiebre y empezÛ a sudar.



           -LlÈvame a mi casa por favor ñme dijo.

           -øHasta donde vives compita?

           -En la colonia Providencia.

           -°Charros!, esa colonia es de millonetas.



           -°AhÌ    vivo,  pide   un   carro   de   sitio  y  que   nos   lleven;   all·  pagan    en   la

casa;Öap?rate, que me siento mal!.



           No le creÌ de momento, pero al verlo temblar me entrÛ miedo. Pensaba que

estaba delirando y me animÈ a llevarlo donde decÌa, pero pronto me desengaÒÈ.



                                                                                                       22


----------------------- Page 23-----------------------

           -øVives en esa casota?

           -SÌ, toca el timbre y a ver si nos reciben.



           SaliÛ de la casa una sirvienta, le pagÛ al chofer y nosotros nos quedamos ahÌ

como pendejos, tratando de convencer a la gata.



           -°H·blale a mi madre, MarÌa; dile que estoy aquÌ.

           -No puedo seÒor, me dijeron sus padres que no le abriera.

           -Me estoy muriendo Mari, hazlo por el amor de Dios.



           -PerdÛneme, pero mientras ande borracho sus padres no quieren saber nada

de usted.



           Tuvimos que regresarnos a pata y congelados de frÌo; a medio camino nos

alcanzÛ un automovilista que se compadeciÛ de nosotros y nos dio un aventÛn hasta la

Cruz Roja para que atendieran a mi compa. AhÌ lo dejÈ y nunca jam·s volvÌ a saber de

Èl.

           Recuerdo otra vez en la que me acerquÈ a un seÒor que estaba platicando

con una trabajadora sexual. A este cuate ahorita le llegÛ ñpensÈ.



           -°P·sate para un alcoholito cuate, ando bien crudo!-le dije con voz lastimera.



           Cuando volteÛ el seÒor me reconociÛ y me dio verg¸enza. HabÌa sido hace

tiempo mi patrÛn. TratÈ de escurrirme, pero Èl me alcanzÛ y me dijo:



           -°Hasta donde has llegado cabrÛn!



           Me   llevÛ   hasta   su   carro   y   me   invitÛ   a   comer.   Pero   despuÈs   que   llenÈ   la

barriga, con todo y pena insistÌ:



           -Pasa para un alcoholito, jefe.

           -°Alcoholito madre!, pÛngase bien y le doy trabajo.

           -DÈme ahorita para un alcohol y despuÈs lo veo en la chamba, patrÛn.



           -Por comida, ropa y alojamiento no te preocupes; te voy a ayudar para que te

levantes;   pero   en   estos   momentos   no   te   voy   a dar   nada   para   que   bebas. Si   tienes

interÈs en levantarte, maÒana te presentas en el trabajo.



           Oportunidades       como     esta  tuve   varias,   pero   las  desperdiciaba;   no   querÌa

trabajar y estaba convertido en una hilacha, sin fe, ilusiones ni esperanza. Lo ?nico

que querÌa era beber a diario, pues sÛlo asÌ podÌa soportar mi tristezaÖ.



           Las mariposillas entienden al toporocho y lo ayudan a sobrevivir, porque le

tienen   compasiÛn   y   se   auto-justifican   pretendiendo   que   hay   seres   m·s   desdichados

que ellas. Ellas tienen la ventaja de poder ganar dinero, aunque a cambio de aflojar las

nalgas.



           Una   de   esas   chamacas   me   daba   dos   o   tres   pesos   cada   vez   que   me   veÌa.

Cuando la conocÌ era delgadita y estaba m·s o menos; ahora est· muy acabada de

tanto talonear y francamente ya no me cayÛ bien.



           PasÛ el tiempo y empezÛ mi peregrinar por la Granja de RecuperaciÛn para

enfermos   mentales.   AhÌ   me   aplicaban   los   famosos   electros   shocks.   Recuerdo   que



                                                                                                       23


----------------------- Page 24-----------------------

reaccionaba      favorablemente,      porque     despuÈs    de   las  sesiones    preguntaba     por   mi

familia y platicaba de mi situaciÛn con las enfermeras.



           En    ese   lugar   me   tocÛ   pasar   una   Navidad.    En   la  tarde   llegaron   algunas

personas elegantemente vestidas (de la llamada sociedad) y nos llevaron cobijas, sacos

y chamarras; nos quebraron piÒatas y nos regalaron dulces y pasteles. Una enfermera

corriÛ    a  darme    un   abrazo    y  yo   la  rechacÈ   llorando,    todo   porque    recordaba     las

navidades anteriores. No sÈ que pensarÌa la enfermera, porque no me dijo nada. Ella

se fue y yo me quedÈ otra vez solo, m·s solo que nunca.



           Mis   caÌdas   a   la   c·rcel   preventiva   fueron   tan   constantes,   que   creo   tener

derecho a calendario. La ?ltima vez que me encerraron llegÛ mi padre para recogerme

y   llevarme    a  casa.   Le   costÛ   trabajo   localizarme,    porque    me    hacÌa   llamar   ìJuan

Armentaî. Me cuentan que me encontraron en el campo deportivo de la c·rcel jugando

solo con una pelota desinflada. Dicen que corrÌa y que me hacÌa ilusiones de que era

un futbolista famoso. Me imaginaba que estaba en un gran estadio con mucho p?blico

y que yo era la estrella y anotaba muchos golesÖ



           Un buen dÌa que estaba con la botella en la mano y despotricando contra mÌ

familia llegÛ un hermano y me dijo:



           -Si no te comportas te voy a llevar al bote.



           Vi que mi hermano salÌa de la casa, pero mi hermana se compadeciÛ y me

dice:



           -Salte, porque sÌ te van a llevar al bote.



           Completamente desesperado huÌ por la azotea, descalzo, sin camisa, lleguÈ

hasta una esquina vestido con el puro pantalÛn. SeguÌa caminando porque no sabÌa

para donde agarrar; seguÌa caminando como son·mbulo y a media cuadra me topÈ

con un Grupo de AlcohÛlicos AnÛnimos. Por la Gracia de Dios se me ocurriÛ meterme;

ahÌ me dieron la bienvenida y me sentÌ reconfortado yo que unos minutos antes me

sentÌa el peor de los humanos.



           -°S?bete a la tribuna! ñme dijo alguien.



           SubÌ     y  hablÈ;    querÌa    desahogarme,       deseaba     platicarle   a   alguien    mis

problemas y lo que estaba sintiendo. Nadie me impidiÛ que hablara ni que me subiera.

Les   contÈ   que   mi   problema   era   el   modo   desesperado   como   bebÌa,   que   no   tenÌa

verg¸enza, que a diario la regaba y otras cositas m·s.



           Me respondieron que el alcoholismo era una enfermedad mental, progresiva,

incurable y mortal por necesidad; que atacaba en tres fases: mental, fÌsica y espiritual;

que no era un vicioso, sino una persona m·s importante.



           SentÌ   comprensiÛn   y   vi   que   estas   personas   habÌan   pasado   por   las   mismas

experiencias;   no   cabe   duda   que  quien   habla   del   camino   es   porque   lo   tiene

andado.



           A   partir   de   entonces   asistÌ   a   mis   juntas;   ahora   me   considero   un   enfermo

alcohÛlico     y  sÈ  que   nunca    dejarÈ   de   serlo,  porque     hasta   la  fecha   se  me    sigue



                                                                                                       24


----------------------- Page 25-----------------------

antojando de vez en cuando; ya no lo bebo, pero nom·s hablan de vino y se me hace

agua la boca, a pesar de que paguÈ un precio tan alto por consumirlo.



           Si no estuviera dentro de AA sÈ que me hubieran internado de por vida en la

Granja de RecuperaciÛn para Enfermos Mentales, en la penitenciarÌa del Estado o de

plano en cualquier panteÛn. Hoy tengo un Programa al que le debo la vida, porque he

comprendido que primero tengo que reconocer mi derrota ante el alcohol. Ahora tengo

una   razÛn   para   vivir   y   sÈ   que   tambiÈn   tengo   cualidades   y   no   puros   defectos   como

antes me imaginaba.



           Lo   pasado   ya   pasÛ;   ahora   empiezo   a   tener   confianza   y   ya   tengo   hasta

trabajo. Estoy iniciando una vida nueva, queriÈndome primero yo mismo para despuÈs

querer a las dem·s personas. Ya no me molesta que en la casa me digan de vez en

cuando   que   fui   limosnero,   morronguero   o   vago.   Quiero   reintegrarme   a   la   familia,

donde   parece   que   siempre   me   han   querido;   antes   nada   m·s   la   regaba   y   no   me

entendÌa ni yo mismo. øCÛmo me iban a entender todos los dem·s?.



           Por lo menos ya no quiero regresar a la Granja para Enfermos Mentales, ni

sentirme como un robot caminando alelado de un lado para otro. Ya no quiero vender

sangre, ni dormir en banquetas o en lotes baldÌos; tampoco deseo regresar a la c·rcel

ni hacer sufrir a mi madrecita. Por eso y porque he encontrado la energÌa necesaria

para seguir luchando dÌa a dÌa estoy en AlcohÛlicos AnÛnimos.



           Pronto cumplirÈ un aÒo (Se refiere el —etas al principio de febrero de 1978, cuando compartiÛ p?blicamente

sus   experiencias) de sobriedad y pienso festejarlo en el XII el mero 10 de mayo, como un

regalo a mi madre y por todo el tiempo que la hice sufrir; ofrecerÈ unas tostadas con

caviche, asÌ que quedan invitados todos ustedes desde ahorita. Mi madre me ha pedido

de todo corazÛn que ya no beba y que quiere verme sin tomar durante los dÌas que le

resten de vida.



                                                                                                       25


----------------------- Page 26-----------------------

                                                IV



                                       LAS VACACIONES DE JOS…



                              Las leyes de la tierra, dictaron mi sentencia

                              Me dieron sin clemencia 20 aÒos de prisiÛn;

                              Y aquÌ estoy prisionero mirando tras la reja

                             ?nicamente al cielo donde se encuentra Dios.



                                 La mujer que quise me dejÛ por otro,

                                 Le seguÌ sus pasos y matÈ a los dos;

                                 Yo no fui culpable porque estaba loco

                                 Loco por los celos, loco por su amorÖ



                              (Trozos de una canciÛn que no me acuerdo

                                               de quiÈn es).



                                              oooOooo



                  ìVoy a dar un por menor de lo que a mÌ me ha pasado,

                Que me hayan tomado preso, siendo un gallo tan jugadoÖî



                                             oooOooo



           Una noche empecÈ a beber en una cantina; entrÈ con el ·nimo de tomarme

una   copa   y   esa fue la   que me   partiÛ  la madre.  DespuÈs   de la   primera   me  tomÈ la

segunda y la segunda pidiÛ la tercera y asÌ sucesivamente hasta que me puse bien

puerco. Con esa noche de peda partiÛ mi fracaso.



          Antes de empezar a beber habÌa estado en mi trabajo, en una fabrica que

estaba en el barrio del Retiro (Guadalajara), pero como lleguÈ tarde la encargada me

dijo que regresara al dÌa siguiente. En la calle me encontrÈ con otro cabrÛn castigado

(por 15 dÌas), que ya llevaba cuatro o cinco dÌas en la peda.



           -Ya somos dos los castigados ñme dijo-, vamos a echarnos unos tepaches con

alcohol.



           -Vamos, al fin que hasta maÒana en la noche entro a trabajar. Y nos fuimos a

libar en la cantina de don zaca; estuvimos ahÌ hasta que el cuate ese se quedÛ bien

jetÛn porque se le cansÛ el caballo; como estaba joven yo aguantÈ m·s, asÌ que como

a las 12 de la noche pensÈ en irme a mi casa.



           -øCu·nto le debo don zaca?

           -Nada, el seÒor que est· dormido pagÛ todo.



           Cuando lleguÈ a la casa ñque era propia- no podÌa ni atinarle a la cerradura;

pero la puerta se abriÛ cuando me recarguÈ, porque nom·s estaba emparejada; fui a

caer casi hasta media pieza, iluminada a medias por una veladora, y empecÈ a tallarme

los ojos.



                                                                                                26


----------------------- Page 27-----------------------

           TenÌa como cinco meses de casado y nom·s vivÌamos en la casa mi mujer y

yo. Dicen que los borrachos ven doble, pero yo veÌa a otro cabrÛn a un lado de ella,

que estaba todo encuerada. CaminÈ a gatas hasta la cama y les tentÈ las rodillas a los

dos para desengaÒarme. Y efectivamente los ojetes estaban ahÌ. °Mi vieja me estaba

haciendo buey con un amigo de mis confianzas!.



           -Ahora ver·n estos cabrones- pensÈ, ahorita me la saco.



           Tuve el cinismo de apoyarme en las rodillas de mi ìamigoî para pararme; me

crucÈ al otro lado del cuarto hasta llegar a donde estaba el ropero; abrÌ la puerta y

durÈ un rato sacando el montÛn de garras, hasta que hallÈ la cÛconita. DespuÈs me

parÈ frente a ellos, que todavÌa estaban sentados sobre la cama pelando los pinches

ojos.



           -øTodavÌa est·n aquÌ, hijos de la chingada?



           -°AquÌ vas a chingar a tu madre- le dije al fulano; quitÈ el cabrÛn seguro, le

metÌ el pinche cargador y se lo descarguÈ todo en la panza. QuedÛ muerto en el acto,

atravesado sobre la cama.



           -°V·monos   vieja,   ya   lo   chinguÈ!.   AquÌ   en   el   ropero   tengo   algunos   pesos;

v·monos pelando paí otra parte antes  que se haga pedo.



           °Descarado cÌnico!. Ya mataste a ìfulanoî; mira como lo dejasteÖ.mejor me

hubieras matado a mÌ.



           -°V·monos vieja! ñtratÈ de convencerla- y le llorÈ porque nos fuÈramos a otro

lado. Estaba hincado a su lado, cerca de la cama, y por toda contestaciÛn me dio un

patadÛn en el pecho.



           -°M·tame a mi tambiÈn desgraciado!.



           No me lo dijo dos veces la hija de su pinche madre; me levantÈ, fui de nuevo

hasta el ropero y que le pongo a la cÛcona el otro cargador. Nom·s le metÌ 18 tiros,

igualito que al otro cabrÛn.



           Se hizo un esc·ndalo de la chingada y todos los periÛdicos y revistas de la

Època hablaron del caso. Hubo uno tan arg¸endero que hasta publicÛ fotos y declarÛ

el hecho ìmonumento al amorî.



           Est·   bien,   me   ofusquÈ,   y   de   no   haber   estado   borracho   lo   podrÌa   haber

evitado. Pero lo hecho echo est·, y no me arrepiento, porque quiÈn se arrepiente de lo

que hace es un pendejo.



           Me metieron al bote y me sentenciaron en plena juventud. ConocÌ el ìGran

Hotelî   de   Guadalajara   los   departamentos   de   ìLa   lobaî   ìLa   bartolinaî   ìEl   rincÛn   del

diabloî  ìEl   rastroî  y  ìEl   corralitoî.   SÛlo  me   aguantaron   ahÌ   6   aÒos,   ya   que   ahÌ me

pasaron a las Islas MarÌas, donde me pasÈ otros 12 aÒos con 10 meses. En el islote vi

tantas cosas que antes no sÈ por quÈ no me volvÌ loco.



           Recuerdo que no habÌa cabrÛn que dijera que matÛ o cometiÛ otro delito en

sus cinco sentidos; casi siempre sacan el cuento que andaban bien destrampados o

algo por el estilo.



                                                                                                     27


----------------------- Page 28-----------------------

           -°Andaba pedo!

           -°No me acuerdo!

           -°Se me pasÛ la mano!



           Cuando lleguÈ al islote quise apantallar a los presos para que me guardaran

respeto, pero all· valÌa madre y no servÌa ni paíl arranque. ConocÌ a muchos que ya

llevaban 8 cabrones nada m·s ahÌ en el penal. Una vez me preguntÛ un prisionero:



           -øY t? de donde eres?

           -°De Guadalajara!

           -°Uh!, hasta puto me saliste.

           -øY de cu·ntos es la carga?

           -°Pues de tantos!

           -°Uh!, pues vales pito, yo aquÌ llevo 12 cabrones.

           Ya mejor ni decÌa nada, todos me apantallaban.

           -Tienes mucha concha- me decÌa un preso.

           -Se ve que est·s a gusto ñdecÌa otro buey.

           -Te gusta la pinche tajada ñgruÒÌa otro pendejo.



           -°No, no es eso cabrones!; no es que estÈ a gusto aquÌ; agarren la pinche

onda; vean las circunstancias.



           -øQuieren que me cuelgue como aquel cabrÛn que parecÌa piÒata?

           -øQuieren que me encaje el pinche machete?

           -øQuieren que me aviente al mar para que me coma don Tiburcio?



           -Hijos de su pinche madre, no se trata de eso, sino de llevar la vida seg?n se

presente. No crean que soy feliz; no me gano nada con llorar, poniÈndome a rezar y

d·ndome   golpes   de   pecho.   No   seÒores,   aquÌ   vine   a   chingarme,   a   cumplir   con   mi

condena, a pagar por la chingadera que hice y punto.



           Durante mi condena casi siempre fui leÒador; era el preso n 7736, marcado

en mi chaquetÌn de loco y en mis calzoncillos de manta. Me dieron unos guarachitos de

tres correas, una chanita para cobijarme, un petate y una pinche piedra para que me

sirviera de almohada.



           Al   otro   dÌa   de   mi   llegada   me   mandaron   hacer   mi   tarea,   pero   antes   me

examinaron el culo, creo que para averiguar si era quintilÌn.



           øCu·l era mi tarea?. Hacer diariamente 3 metros de largo, 2 de alto y medio

de ancho; nunca supe quÈ le hacÌan a tanta leÒa ni para dÛnde la llevaban ni de quiÈn

era el negocio.



           DespuÈs de terminar mi tarea me iba a cazar palomas, que despuÈs le vendÌa

a tostÛn al general de Balleto; reunÌa de 7 a 8 y sacaba mis tres cincuenta o mis cuatro

pesos.



           Con el producto de la venta compraba mis dos ìfaritosî (vendÌan a peso cada

cigarro) y ya tenÌa para fumar; luego le daba un peso a un jotÛn para que se dejara

fornicar   (porque   no   crean   que   era   de   gorra);   todavÌa   me   sobraba   otro   peso   para

guardarlo o comprarme otro cigarro.



                                                                                                    28


----------------------- Page 29-----------------------

           Estaba duro portarse bien, porque hay muchos cabrones que buscaban pleito.

HabÌa unos desesperados y otros locos safados, pero todos quieren rajarse la madre

para desahogarse, de modo que cuesta mucho trabajo hacer concha y llevarla bien.



           Nadie puede fugarse porque hay un chingo de tiburones en el mar que rodea

las islas; no se usa guardia en las costas ni en la playa. °QuiÈn chingados se anima a

salir!!. El islote m·s importante es Balleto, donde se encuentra el cuartel general; los

dem·s son: RÌo hondo, RÌo escondido, RÌo verde y San juanico. En ese tiempo no habÌa

mujeres ni casas, sino puras galeras.



           All· en el islote se hace lo que se ordena y se pregunta lo que se ignora. Y un

dÌa me lo ordenaron:



           -°T?mbese el pantalÛn g¸ey!



           Y creo que toda la bola de borrachos sabe para quÈ era eso, porque no creo

que nadie de los teporochos sea quinto. No tengo por quÈ asustarme, y es m·s, lo

confieso a lo cuerÛn: °A MÕ ME DIERON  PAí DENTRO!.



           En las Islas MarÌas no se consigue vino, uno            fabrica el suyo. Por cierto, un

dÌa que andaba de pedote me dieron un castigo. DespuÈs de terminar la talacha, un

compaÒero y yo nos fuimos a descansar debajo de un ·rbol. Est·bamos bajo aquella

sombra cuando mi compaÒero se dio cuenta que la tierra estaba suelta donde tenÌa el

machete.



           -Mira cabrÛn ñme dijo-, °aquÌ est· el tesoro!

           -Ahorita te ayudo a escarbar.



           Escarbamos con las manos hasta hacer un pozo como de medio metro, y all·

abajo   encontramos   una   pinche   ollota   con   puro   tepache   de   primera.   °Eso   es   cosa

chula!.   Cortamos   a   madres   unos   pitillos   y   empezamos   a   sorberle;   con   el   calor   y   el

tepache bien fermentado nos pusimos luego bien pedos.



           Est·bamos a toda madre disfrutando de nuestra bebida, cuando llegÛ el jefe

de vara, es decir el que mide las tareas en el campo, asÌ que se armÛ la gorda.



           -Ya andan pedos, °hijos de su pinche madre!



           Y sin m·s ni m·s, le dio un patadÛn en el culo a mi amigo.



           -øPues quÈ te traes buey?



           Como nosotros traÌamos machete y hacha y Èl sÛlo una vara para medir, nos

levantamos   para   darle   en   la   madre,   pero   como   est·bamos   pedos,   corriÛ   en   chinga

gan·ndonos la delantera.



           -Vente chacal, vamos a seguir mamando.



           No tardaron en llegar dos cabrones changos, o sea guachos. Y como no hay

borracho que trague lumbre, hasta corrimos a encontrarlos.



           -°A sus ordenes jefes!



                                                                                                    29


----------------------- Page 30-----------------------

           Cuando llegamos ante el general la cosa se puso fea; y ahÌ cuÌdate con decir

mentiras, hay que hablar al chingazo.



           -A   ver   usted,   cabrÛn,   øpor   quÈ   quiso   matar   a   este   buey?   ñle   dijo   a   mi

compaÒero.



           -Ver· mi general; nosotros est·bamos tomando tepache, cuando llegÛ este

hijo de su perra madre y me dio un patin en el culo; nos paramos y lo seguimos con el

fin de matarlo, pero no lo alcanzamos.



           -øY usted? ñse dirigiÛ a mÌ



           -Lo    mismo    digo,   mi   general;   todo   es   cierto,  yo  le  iba   a  ayudar    a  mi

compaÒero.



           -øY quÈ estaban haciendo ahÌ?



           -Tomando vino, mi general; una pinche ollota de tepache que nos hallamos.



           -Entonces, øno lo niegan?



           -No,   mi   general;   no   somos   tan   pendejos,   conocemos   bien   las   reglas.   Si   lo

negamos nos va peor.



           -°BuenoÖ.bueno! øY las tareas?

           -°Ah! øEse es el problema? La tarea est· terminada mi general.



           -Entonces øpor quÈ dice este cabrÛn que nom·s estaban ahÌ de g¸evones?

           -°No, mi general! Mande usted investigar: campo n 5 lote n 4.



           EnviÛ   a   dos   soldados   a   checar   y   cuando   regresaron   pasaron   el   siguiente

informe:



           -Con la novedad, mi general, que las tareas est·n completas!!!



           El pinche ìsapoî (que debÌa como 135 ìmoridosî) mintiÛ, asÌ que el general

nos   mandÛ   castigar   a   todos.   Para   el   ìsapoî   un   kilo   de   azotes;   para   mi   compaÒero

medio y para mÌ un cuarto. (Un kilo equivale a doce chingadazos en el culo, a calzÛn

quitado;   el   verdugo   se   encarga   de   echarle   a   uno   un   bote   de   agua   en   el   ìno   me

nieguesî para que duela m·s).



           Nos formamos en hileraÖ. El mayor castigo por delante. Aplican el yugo fijo:

te agachas, te meten la cabeza, te fijan las manos y queda uno en posiciÛn de retratar,

agachado y doblado, con las nalgas al descubierto.



           DespuÈs del primer chingadazo, un pujido; del segundo en adelante ya no se

siente nada, porque ya est· uno desmayado. Y se cumple el castigo completo, aunque

alguien se muera. Al verdugo le importa madre; all· no andan con chiquitas, ahÌ uno

se chinga; es castigo, no premio.



           Al ìsapoî le dieron sus doce chilazos. Cuando lo levantaron el cabrÛn cayÛ

hacia un lado, desmayado; el verdugo le aventÛ otro chingo de agua por el hocico para

que volviera en sÌ.



                                                                                                      30


----------------------- Page 31-----------------------

           -øDÛnde estoy?

           -°A la chingada cabrÛn! °El que sigue!



           Cuando      le  tocÛ   el  turno   a   mi   compaÒero,      pobrecito   alambrito,    casi   lo

ìquebraronî con su medio kilo de azotes.



           DespuÈs vino mi turno. El pinche bato me sonÛ con fe en el ìno me nieguesî,

y nom·s echÈ un pujido y ya no supe de mÌ, hasta que me echaron m·s agua para que

volviera en sÌ.



           DespuÈs   de   la   pela   que   nos   dieron   todavÌa   nos   mandaron   al   pozo   de   San

Juanico por 72 horas. Es un pozo cuadrangular con 8 metros de fondo y 3 y medio de

ancho. Por detr·s y por los lados de costado es pura piedra pelona de cerro; al frente

(con vista al mar) est· una reja con tres metros de alto por 3 de ancho, colocado casi

al ras del mar.



           Nos bajaron de cantarito y empezamos a sufrir con ìLa lobaî, una pinche ola

como   de   tres   metros   que   revienta   contra   la reja   cada   7   u   8   minutos;   dÌa   y noche,

porque la ola no descansa. Eso es vida y todo por andar de borrachote.



           Cada vez que venÌa ìla lobaî tenÌamos que agacharnos para no golpearnos

contra la pared del fondo. Una sola vez me aplicaron este castigo (y no me gustarÌa

que me repitieran la dosis).



           En   el   islote   no   estuve   en   la   gloria;   es   un   lugar   de   castigo   y   el   que   se

desespera pierde, se vuelve loco y se lo lleva la chingada.



           En una ocasiÛn me preguntÛ un prisionero:



           -Oye ìChacalî, øQuÈ estar· haciendo mi vieja ahorita?

           -°Te estas haciendo buey!

           -No me chinguesÖ.øquÈ estar· haciendo mi prieta ahorita?

           -Est· cogiendo con otro cabrÛn.



           El   cuate   que   me  preguntaba   ya  estaba   ìlucasî desde   hacÌa mucho   tiempo,

cada dÌa se destrampaba m·s. Con lo que le dije lo mandÈ a la chingada m·s pronto,

ya que despuÈs supe que se echÛ un clavado al mar desde el malecÛn, para servir de

comida a don Tiburcio.



           Eso   que   hice   es   lo mejor   que   se   puede   hacer en   esos   casos,   porque   si lo

consiento y le doy por su lado entonces me vuelve loco a mÌ tambiÈn.



           Cuando estaba por quedar en libertad, el director del penal me dijo:



           -Usted cabrÛn, ya se va a la chingada; tiene que vivir como la gente porque

va a convivir con la sociedad.



           -øCu·l es la sociedad seÒor?

           -°Pues la que vive all· fuera!

           -Pero tambiÈn esta es sociedad, øo no?

           -Si, pero Èstos son puros cabrones y los de afuera no.



                                                                                                       31


----------------------- Page 32-----------------------

           De   momento   lo   considerÈ   un   pendejo,   porque   no   entendÌa   que   los   que

estaban adentro venÌan de afuera y, por lo tanto, era la misma cosa.



           Cuando      salÌ  notÈ   luego   la  diferencia;    fue  muy    difÌcil  que   consiguiera

acomodarme en algo.



           -SeÒor, quiero trabajar.

           -øTienes carta de recomendaciÛn?

           -øTiene usted trabajo para mÌ?

           -øDe donde vienes?

           -Acabo de salir de las Islas MarÌas.

           -Ö.



           Se me hizo duro, como a la reciÈn casada, pero batallÈ un tiempo hasta que

me encontrÈ a un exprisionero:



           -°Quih?bole mi Chacal! øCÛmo te ha ido?

           -°De la chingada!

           -Pues øQuÈ te pasÛ mi buen?

           -Ando bien jodido, sin dinero y sin chamba.

           -øno has conseguido jale?

           -Siempre me piden recomendaciones y yo no conozco a nadie.

           -øY que haces luego?

           -Les enseÒo mi ìsalvoconductoî del islote.



           -°No    seas   pendejo!    Dile  que   vienes    de  Guanajuato,     de   Michoac·n,     de

Teocuitatl·n, o de donde sea; pero no le enseÒes el papel.



           Tiempo despuÈs me conseguÌ un trabajo y otro fundillito, porque ni modo que

me quedara de puto. RegresÈ a tupirle macizo al vinoso y formÈ una cuadrilla de 7

cabrones; todos se han muerto y sÛlo quedo yo, gracias a AA y gracias a que tuve

voluntad y quise quedarme aquÌ. En ese entonces sÌ reconocÌ que era un criminal de

alta potencia, porque estaba matando de hambre a mi familia. Recuerdo que muchas

veces alguna de mis dos hijas me pedÌa algunos centavos:



           -Pap·, dÈme un 20 para comprar pan.

           -De   donde   te   lo   doy,   hija   de   la   chingada.   °Si   trajera   un   veinte   lo   estarÌa

gastando en San Juan de Dios!



           Eran pinches contestaciones de chacalote baboso, porque en realidad sÌ traÌa

unos billetes escondidos en los calcetines.



           Ya mi vida ha cambiado bastante, ustedes no tienen idea de lo sorprendido

que yo mismo estoy. No tiene nadie por quÈ asustarse de mi pasado, el presente es el

que cuenta. Que matÈ a tres o cuatro o los que hayan sido, eso ya pasÛ; ya hasta

purguÈ mi condena.



           Hoy me porto de otro modo, no digamos que soy un tipo muy derecho, y creo

que es hasta imposible lograrlo; por algo sigo dentro de AA, porque todavÌa ando fallo

en muchas cosillas. No sÈ como dicen muchos en AA que ya est·n aliviados y curados,

porque si ya se sienten asÌ, no se que pitos tocan entonces aquÌ. Yo pienso que aquÌ



                                                                                                    32


----------------------- Page 33-----------------------

en AA es como un hospital, donde el cabrÛn enfermo que ya se aliviÛ se va a la goma

y desocupa la cama para que la use otro cabrÛn.



           Yo sÛlo sÈ que estoy reteniendo mi alcoholismo, pinche enfermedad que no

tiene remedio.



           Una noche serena y oscura estaba yo bien crudote (como siempre) recargado

en la pared de la casa mirando pasar la gente, cuando de pronto se me acerca un

pinche bato loco:



           -Buenas noches don JosÈ ñme dijo.

           -°Hola!, buenas noches.

           -øQuÈ pedo le gorgorea?

           -Nada, aquÌ, con una cruz chingona. °PrÈsteme dos pesos!

           -Mire don JosÈ, si usted me acompaÒa a donde yo lo lleve, no se los presto,

se los regalo.



           Entonces     empezÛ     a  hablarme     de  AlcohÛlicos    AnÛnimos.     El  cabrÛn   logrÛ

sugestionarme porque habÌa sido un pinche borracho igual que yo, aunque tenÌa como

un aÒo que no tomaba. Mi vieja siempre me lo ponÌa de ejemplo, asÌ que ya me caÌa

gordo.



           -JosÈ, ya vienes otra vez borracho, aprende de don fulano que ya no bebe.

           -Te prometo que ya no vuelvo a beber viejaÖ.



           Pero diario andaba con los pinches cachetes todos hinchados y dado al traste.

Las   mÌas   eran   ojetadas,   sobre   todo   despuÈs   de   haber   estado   preso   a   causa   de   la

bebida.

           Mi vieja seguÌa insistiendo:



           -Mira JosÈ, aprende de ìdon pedotesî, que ya no toma.

           -°Si, ya sÈ que ese cabrÛn ya no traga vino!



           A mÌ se me hacÌa raro que este vale ya no bebiera y que siempre me sacara

la vuelta. Pero nunca me habÌa dicho nada, hasta ese dÌa. HabÌamos dejado de platicar

hacÌa   mucho   tiempo,   y   yo   pensaba   que   le   habÌa   caÌdo   gordo;   Èl   habÌa   convivido

conmigo en el botecito durante dos aÒos, y ahora lo tenÌa frente a mÌ, con los ojos

pelones, pas·ndome el secreto que usaba para no beber y muy pendiente de lo que yo

pudiera contarle:



           -Entonces que dice don JosÈ, øme acompaÒa?

           -SÌ, sÌ,Ö..ahorita lo acompaÒo.



           Claro que fui por el interÈs del dinero que me ofrecÌa, porque yo andaba de

rata muerta; pensaba que este bato tragaba pisto a escondidas y que en alg?n aguaje

se echaba sus teporochas. A mÌ no se me quitaba la idea de que seguÌa siendo un

borrachito igual que yo; pero ya tenÌa un aÒo que no pelaba y hasta lo criticaba porque

no aceptaba cuando lo invitaba a chupar.



           -Este bato ya se hizo de los otros ñpensaba.



           Pero no me llevÛ a ning?n aguaje, sino a un grupo de AlcohÛlicos AnÛnimos.

LleguÈ todo tembloroso; me dieron mi aplaudida (aunque ya venÌa todo aplaudido);



                                                                                                    33


----------------------- Page 34-----------------------

me   dieron   por   mi   lado   y   me   dijeron   que   era   la   persona   m·s   importante.   Me   sentÌ

chingÛn cuando me dedicaron la junta.



           Cuando me ofrecieron cafÈ pensÈ que le ponÌan piquete, pero sÛlo me dieron

pura agua de calcetÌn; francamente me dio coraje, pero me aguantÈ por educaciÛn (a

pesar que iba todo crudote). TratÈ de portarme como caballero y pelar bien las orejas.



           Que chinga me parÈ escuch·ndolos, y todos por conseguir una pinche feria.

Cuando se acabÛ esa tocada le dije a que me llevÛ:



           -P·same los dos pesos. Ya me voy para la casa.

           -EspÈrese un rato don JosÈ, nos vamos juntos.

           -Tengo prisa, me est· llevando la chingada.

           -EspÈrate un rato; vamos a platicar un poco.

           -øM·s? Nom·s dÌgame: me los va a dar o no; lo prometido es deuda.

           -No se enoje don JosÈ. AquÌ est·n sus dos pesos.

           -°P·seme tambiÈn para el camiÛn!

           -AquÌ est·n tres pesos y que le vaya bien.



           Cuando me dio los centavos, tarde se me hizo para irme a San Juan de Dios a

comprar mi dos cincuenta de alcoholoro (rebajado con agua) en mi botella ìlul?î.



           Cuando   lleguÈ   a   la   casa   ya   se   me   habÌa   bajado   le   cuete   por   la   pinche

caminada; fueron como cincuenta cuadras a pincel, °asÌ cualquier cabrÛn se le baja el

pedo!



           -°ViejaÖ.viejaÖ.ya vine!

           -°ViejaÖ.viejaÖ.ya vine!

           -øQuÈ tal te fue en la junta?



           Se me hizo a toda madre. Fui el m·s importante.



           -Si t? eres el m·s importante, øcÛmo estar·n los dem·s? Y soltÛ la carcajada.



           Mi pinche vieja se morÌa de risa y yo me desconcertÈ.



           -No sÈ vieja; pero ahÌ habÌa cabrones de traje y de corbataÖ.y decÌan que

tambiÈn a ellos les partiÛ la madre el alcohol.



           A veces me encuentro en la calle a los compaÒeros de prisiÛn:



           -°Quih?bole chacalote! øTe avientas una teporocha?

           -°No loco! Ya no le hago a esa chingadera.

           -°Ujule, hasta culero te est·s volviendo!



           No les hago caso y nom·s les doy la maroma; cada quien su pinche rollo.



           Es   a   toda   madre   vivir   sin   beber.   No   es   que   los   desprecie   y   no   es   que   los

desconozca o que me admire; son pobres tipos que no comprenden y que tambiÈn se

chingaron conmigo en el islote.



                                                                                                     34


----------------------- Page 35-----------------------

           Pero   cuando   cada   quien sabe   por   quÈ sufre   y sabe   lo   que   siente,   por   eso

subo a las tribunas y platico lo mÌo para recordar mis chingaderas y ya no volverlas a

hacer.

           øUstedes creen que sea un bebedor social?

           øUstedes creen que de pendejo vaya a hacer la prueba?



           Es como si le dijera al gobierno que me llevaran de nuevo a las Islas MarÌas.

°Charros!



                                                                                                    35


----------------------- Page 36-----------------------

                                                        V



                                     LAS BLASFEMIAS DE MARCELINO



                                             ìSOY ATEO

                                          POR LA GRACIA DE DIOSî



                             Se sugiere a los fan·ticos de cualquier religiÛn,

                             no leer este capÌtuloÖ.mejor brÌnquelo.



           Cuando   lleguÈ   a   un   Grupo   de   AA,   empecÈ   a   leer   todos   los   letreros   que

colgaban de las paredes; leÌ tambiÈn los 12 Pasos y las 12 Tradiciones. EscuchÈ a las

personas que abordaban la tribuna y tratÈ de formarme un criterio acerca de AA. No

me gustÛ la forma como condujeron esa junta, ya que las personas que hablaron en

esa ocasiÛn eran muy incultas y fan·ticas. Sin embargo, hubo tambiÈn uno que otro

compaÒero con cierta cultura y preparaciÛn, gracias a los cuales iniciÈ mi relaciÛn con

la AsociaciÛn.



           Algunos decÌan que habÌan dejado de   beber por la gracia de Dios, asÌ que

pensÈ que la forma de llevar ese Programa se apoyaba en la religiÛn. Como yo soy

ateo, comprendÌ que me serÌa muy difÌcil hablar de beaterÌas, y que ese Programa no

me servirÌa.



           Pero como escuchÈ que en la AsociaciÛn habÌa libertad de expresiÛn, pasado

alg?n tiempo me animÈ a subir a la tribuna para decir, si mal no recuerdo: ìYo no tuve

necesidad   de   dar   los   Pasos   para    dejar   de   beber;   soy   una   persona   inteligente   y

razonable, y deje de beber porque me di cuenta que el alcohol me hacÌa daÒo y punto.



           Durante muchos aÒos tuve un problema de salud en un pie a consecuencia

de   la   bebida;   notaba   que   cuando   tomaba   se me   hinchaba   y   que   cuando   dejaba   de

beber se me componÌaî.



           ìTranscurridos   15   aÒos   tuve   que   escoger   entre   dos   sopas:   seguir   estando

enfermo y morirme de borracho o dejar el alcohol para siempre y conservarme sano.

Como   soy   razonable   me   decidÌ   por   lo   segundo.   Desde   entonces   estoy   sano   y   no

recurro ni a Dios ni a las vÌrgenes ni a los santos; simplemente utilicÈ el razonamientoî.



           SubrayÈ   que   yo   no   era   tÌtere   de   Dios   ni me   sentÌa   ayudado   por   El,   y   que

estaba molesto porque alg?n beato habÌa escrito bajo el cuadro de las Tradiciones una

frase choteada: ìH·gase SeÒor tu voluntad y no la mÌaî. Dije tambiÈn que no podÌa

aceptar eso, porque hacerlo era aceptar ser tÌtere de un Ser Superior. Si la AgrupaciÛn

no    es  una   AsociaciÛn   religiosa,   era   lÛgico  que   me    parecieran    tontos   todos   esos

letreritos que hablan de Dios.



                                                                                                     36


----------------------- Page 37-----------------------

           El que subiÛ a la tribuna despuÈs de mÌ parecÌa bastante ofendido, pero yo no

me di por enterado; me dijo que sentÌa l·stima por mÌ, porque no tenÌa a quien darle

las gracias o a quiÈn pedirle; me pendejiÛ y me cabroneÛ hasta que se cansÛ.



           DespuÈs   me   retirÈ   de   ese   grupo   y   comencÈ   a  visitar   otros,   pero   en   todos

sucedÌa lo mismo, asÌ que la mayorÌa de las veces me concretÈ a oÌr para no lastimar

castos oÌdos. Me divertÌa ver el circo que muchos compaÒeros armaban arriba de la

tribuna y notÈ que muchos grupos estaban mangoneados por cursis que suponen que

no m·s sus chicharrones truenan.



           A lo largo de mi militancia en AA he tenido algunas experiencias de ataques

directos por parte de patriarcas y lambiscones que no aceptan que no se crea en Dios.

A pesar de que muchos aceptan la libertad de expresiÛn, otros son tan fan·ticos que

llevan las cosas hasta las manos.



           Durante   mi   peregrinar   por   los   grupos   encontrÈ   que   en   sÛlo   dos   de   ellos

existÌa la libertad m·s absoluta para expresar los propios conceptos: ìEl Guadalajaraî y

el ìXIIî, ya que en todos los restantes la conceden de puro pico.



           Lean   las   Tradiciones   de   vez  en   cuando,   pero   no   las   entienden   o se   hacen

pendejos. En estos dos grupos (y m·s bien en el XII) no se asustan ni tiemblan cuando

hablo, motivo por el cual me gusta asistir a sus reuniones.



           Tiempo despuÈs varios compaÒeros y yo formamos el grupo ìSer libreî, con

base en la libertad m·s absoluta para todas las personas y el respeto m·s completo

habÌa la forma de hablar, obrar y pensar.



           Seg?n sus tradiciones AA es una sociedad sui generis, de hombres y mujeres.

No    conozco     otra  asociaciÛn    que   funcione    asÌ;  basta   y  sobra   con   que   se  lea   (y

comprenda) la tercera TradiciÛn, para entender que no se tiene ni pizca de miedo a

nadie, por muy torcido o violento que sea.



           El Grupo ìSer Libreî empezÛ a funcionar en forma muy especial, sin reglas

protectoras y en forma muy parecida al Grupo XII, eliminando las beaterÌas y el rito de

rezar el padrenuestro y persignarse, como si fueran al catecismo. El ?nico letrero que

existÌa en nuestro Grupo decÌa ìDios no existe, la materia se mantiene a sÌ mismaî. El

Nigromante. (Digo que existÌa porque en la actualidad nuestro grupo es ambulante, ya

que andamos buscando un local adecuado a nuestras necesidades). AclaraciÛn: dentro

del local no colocamos el cuadro de los Pasos, porque lo consideramos razonamientos

pendejos y babosos que en la mayorÌa hablan de Dios.



           Un amigo mÌo y gran compaÒero en AA me entregÛ en una ocasiÛn el folleto

ìConceptos b·sicosî, de Bill W.; ahÌ leÌ que dentro de AA existÌan cerca de 20 mil ateos

en Estados Unidos de NorteamÈrica. Eso me dio gusto, ya que comprobÈ que no eran

beatos     todos   los  que   estaban     dentro   de   nuestra   AsociaciÛn.    En   la  literatura  se

menciona   a   un   tal   Ed,   que   al   ?ltimo   dio las   nalgas,  motivo   por   el   cual   algunos   se

empeÒan a toda costa que yo las dÈ; en ese ejemplo se apoyan para estar chingue y

chingue, jode y jode. Me atacan, insultan, me niegan las tribunas y me rechazan la

sÈptima. Quieren que me convierta, pero hasta ahora se la han pelado conmigo (y se

la van a seguir pelando).



                                                                                                      37


----------------------- Page 38-----------------------

           La   mayorÌa   de   los   jerarcas   y   patriarcas   que   manejan   AA   a   su   capricho   no

aceptan que hable en las tribunas porque daÒo a los nuevos y como ellos se convierten

en sus pilmamas, inventan constantemente reglas y se pasan por debajo de los g¸evos

la 3™ TradiciÛn.



           El Grupo ìSer libreî fue siempre tolerante con todos los compaÒeros de todos

los grupos, actitud que no ha sido recÌproca. Prueba de ello es lo que voy a referirles y

es conocido de todos ustedes; aquella ocasiÛn en que nos visitaron como 15 de este

Grupo XII y lo cual estoy recordando en este momento.



           Antes de iniciar la junta nos preguntaron decentemente quÈ entendÌamos por

autonomÌa, a lo que contestamos que consistÌa precisamente en ser libre; que aquÌ era

como en el XII, donde cada quien habla lo que quiere y como puede.



           -Pues bien- dijo el hacÌa de jefe-, con su permiso. SacÛ un librito y un gran

rosario, y todos empezaron a rezar a viva voz, hincados y con los brazos en cruz. Y se

echaron   un   rosario   completo,   con   letanÌa   y   con   c·nticos   religiosos   entre   misterio   y

misterio.



           °Hijos de la chingada! ñpensÈ-, no tienen madre estos cabrones del XII. De

momento me quedÈ sorprendido; era un cuadro de locos.



           El guÌa del grupo, hincado y con el rosario y el libro entre las manos parecÌa

muy solemne; los dem·s: ìGarfioî, ìCotorraî, ìAcapulcoî, ìDesmadreî y toda la bola,

contestaban a coro y a voz de cuello: Santa MarÌa, madre de Dios, ruega SeÒora por

nosotrosÖ.etcÈtera.



           -Vayan     a  la  chingada    con   sus   chingaderas     ñdijo  ìChenchoî-     y  se   retirÛ

acompaÒado por otros. Finalmente sÛlo nos quedamos un compaÒero y yo.



           Mientras   rezaban   y   cantaban   me   acordÈ   de       mis   tiempos   de   monaguillo.

Cuando entonaron aquel c·ntico de ìBendito, bendito sea Diosî, me puse a cantar con

ellos y me dije: °ChingadoÖ. Pues que tiene!.



           Observaba   que   muchos   rezaban   de   corazÛn,   muy   devotos   y   con   mucha

seriedad, pero otros vacilaban mucho y no dejaban oÌr bien. En la letanÌa machacaban

fuerte: °Ruega por ellos!.... °Ruega por ellos!.



           -Ni modo ñpensaba-, aquÌ dijimos que se trataba d ser libres y no queda m·s

remedio que aguantar la vara.



           Cuando terminaron el guÌa dijo: Esta es nuestra experiencia y estamos aquÌ

para compartirla con ustedes.



           -Vamos      hablando     de  un   tema    especÌfico   ñles  dije-,  øQuÈ    les  parece    si

hablamos de religiÛn?.



           -°SÌ! °SÌ! ñdijeron unos- y otros corearon:

           -Ese tema sÌ nos gusta, matarileÖ.lireÖ.rÛnÖ.!

           -EmpiÈzale Marcelino ñdijo alguien-.



           -Pues    bien   compaÒeros      ñempecÈ     diciÈndoles-,   la   religiÛn   sÛlo  sirve  para

castrar al ser humano y mocharle los g¸evos. Y agreguÈ, refiriÈndome en especial al



                                                                                                      38


----------------------- Page 39-----------------------

ìcapit·n Garfioî ( a quien en ese tiempo no lo conocÌa): ìAhÌ tiene por ejemplo a ese

seÒor     fuerte,   de  regular    estatura    y  grandecito,    que    todavÌa   permanece      hincado

despuÈs de que terminaron con su payasada. Esa cosa que trae colgada del cuello es

un mono todo cateado dado a la chingada, ese cabrÛn es un espantap·jaros, es un

amuleto para gente ignorante y tonta que cree que se va a proteger de los peligros;

esas son puras babosadas.



           ìEl   capit·n    Garfioî   no   aguantÛ     m·s    y  se   me    echÛ   encima     intentando

golpearme, sÛlo que los dem·s lo calmaron.



           -Yo tengo muchos g¸evos y te parto la madre ñdecÌa ìGarfioî.

           Pues sÌ, pero la religiÛn te los est· mochando.

           -Yo tengo muchos g¸evos y me doy con quien sea.



           -SÌ,   tendr·s   muchos,      de   acuerdo;   pero    yo   no   estoy  peleando,     yo  estoy

hablando de la religiÛn que te hace que te hinques, que te humilles y que te arrastres

y toda tu hombrÌa queda en la nadaÖ



           DespuÈs de la tempestad vino la calma. La junta terminÛ y cada quien de fue

para su casa.



           Un mes despuÈs de que nos embutieron el rosario a domicilio, asistÌ a la junta

de delegados en la Oficina Intergrupal de servicios como representante del Grupo ìSer

libreî.   Cuando   el   que hacÌa   de   jefe   preguntÛ   que   si   habÌa   alguien   que   asistiera   por

primera   vez  a   la   junta,   levantÈ   la   mano.   Y   me aplaudieron,   como   es la   costumbre.

EmpezÛ la protesta en grande porque algunos que se sentÌan jefazos no me admitÌan

como delegado; se tratÛ de poner el asunto a votaciÛn, como si AA fuera un sindicato.

Unos alegaron que el ìSer libreî no estaba ni siquiera en los directorios. Otros que el

Grupo     habÌa    sido  desconocido      como    tal.  Alguien   dijo   que   ese   grupo    habÌa   sido

expulsado   del   seno   de   AA.   Otro   m·s   alegÛ   que   como   no   nos   sujet·bamos   a   los

principios no podÌamos tener delegado. Alguien m·s mencionÛ que la mayorÌa de los

miembros de ìSer libreî no creÌan en Dios y que por tanto no nos sujet·bamos a la 2™

TradiciÛn. Yo por mi parte alegaba que se respetara la 3™ TradiciÛn.



           -No podemos admitirlo compaÒero porque usted no cree en Dios ñme dijo un

dirigente-; aquÌ estamos puros delegados que nos sujetamos a los 12 Pasos, asÌ que

haga el favor de salirseÖ.



           Est·bamos en esta alegata cuando entraron en la sala ìEl capit·n Garfioî y

ìEl cotorraî, delegado del Grupo XII; de momento pensÈ: ìAhora si se va a poner peor

la cosa, ya llegÛ este beato cabrÛn hijo de la chingadaî. Cuando ìGarfioî se dio cuenta

del   mitote,   se   parÛ   inmediatamente   y   sin   pedir   la   palabra   les   dijo   encabronado:

ìøQuienes son ustedes, bola de borrachos mierderos y asquerosos igual que yo, para

impedir que Marcelino represente a su grupo?. Creo que est·n equivocados al negar la

existencia de un grupo que existe. No se trata de aprobar o no aprobar, querer o no

quererÖ.   Marcelino   tiene sus   propios   derechos, asÌ   nos   pese   a   todos los   creyentes;

Dios   no   necesita   pistoleros.   El   que   manda   est·   arribaÖ.   …l   es   parejo   con   todos   sin

importar sexo ni nacionalidad; sin distinguir formas de pensar, obrar o sentir; por mi

parte,   y   esto   lo   digo   recio   y   quedito,   entre   Dios   y   yo   no   quiero   a   ning?n   pinche

entrometido.   Y   para   acabar   pronto:   øquÈ   hubiera   hecho   el   Todopoderoso   en   este

caso?î.



                                                                                                        39


----------------------- Page 40-----------------------

           La alegata se acabÛ como de rayo y por fin los delegados se pronunciaron a

favor del Grupo ìSer libreî, con todo y delegado.



           Palabra que me quedÈ desconcertado ante la actitud de ìGarfioî; un hombre

con el que habÌa tenido una dificultad m·s o menos seria se pronunciaba ahora a favor

de   nuestro  grupo.   Pero  eso   es lÛgico   ñpensÈ-, ya   que   en   el  Grupo   XII hay libertad

completa y comprenden al dedillo el significado de la 3™ TradiciÛn. Sin embargo pronto

se reanudÛ el incidente y otra vez los beatos dicen que sÌ hay jefes; delegados actuales

han desconocido nuevamente al ìSer libreî y no quieren saber nada del Grupo ni de

sus representantes (Comento todo esto con el fin de que se vea claramente cÛmo se

las   gastan   la   mayorÌa   que   son   creyentes;   en   cambio   los   del   XII   no   son   fan·ticos   y

toman cualquier punto de vista con mucha naturalidad; conocen la literatura de AA,

pero no son dogm·ticos ni fantoches iluminados. Por eso me caen a toda madre).



           Finalmente decidimos no enviar a ning?n delegado a la Oficina Intergrupal,

con   el   doble   propÛsito   de   no   tener   dificultades   y   no   hacernos   cÛmplices   de   sus

pendejadas, ya que esa bola de beatos han convertido a AA en una secta religiosa,

tergiversando   todas   las   Tradiciones   y   experiencias   de   aquellos   gringos   que   nos   las

heredaron. Pensamos que como todo est· de la chingada, el ìSer libreî se convertir·

en un grupo ambulante; sÛlo vamos de preferencia a los grupos ìGuadalajaraî y ìXIIî

ya que de la mayorÌa de los dem·s nos correnÖ. (cuando menos a mÌ).



           °Pobres   cuates!.   Cuando   cuento   mis   experiencias   se   ponen   muy   machos   y

empiezan   por   querer   golpearme.   Si   yo   quisiera   pelear   tambiÈn   lo   harÌa;   todo   es

cuestiÛn de agarrarle la palabra a un compaÒero que tambiÈn es ateo y que es el jefe

de un sindicato de unos 30 jÛvenes fuertes , buenos para los chingadazos y que en

cualquier momento podemos juntarlos con otros ateos y partirles la madreÖ.°O que

nos la partan!.



           Cuando he tenido la suerte de que me permitan la tribuna el coordinador casi

siempre me suena el timbre para obligarme a bajar, o me ordena que me sujete al

tema y muchas de estas tonterÌas. Dentro de AA hay muchos profesionistas y ricos que

suspiran, declaman y chillan arriba de las tribunas; pero a ellos nunca les dicen nada ni

les tocan el timbre; y es que estos compaÒeros se sienten dirigentes iluminados y se

han    posesionado      de   los  grupos    implantando     reglas   a  lo  gorras,   como    si  fueran

propietarios y accionistas.



           Yo   realicÈ   un   solo   paso   y   fue   definitivo:   ìNo   tomo   alcohol   porque   es   un

veneno, no fumo porque es un tÛxico, no masco chicle porque es una pendejada y no

creo en Dios porque es una babosada y un espejismoî.



                                                                                                       40


----------------------- Page 41-----------------------

                                                        VI



                                                LAS PUNTADAS

                                         DEL ìTERRIBLE ACAPULCOî



                                 /nico en el mundo que dentro de AA est·

                                 sano, aliviado, curado y recuperado.



           Mi nombre es ìTerrible Acapulcoî y me apellido ìEl incultoî; soy el ?nico en el

mundo que est· SANO, ALIVIADO, RECUPERADO Y CURADO. Soy el dueÒo absoluto de

AA y niego ante Dios que exista cualquier pinche imitador.



           En este capÌtulo quiero recordar mis tiempos de jovenazo (aunque recordarlos

sea muy      pendejo). De muchachÛn conocÌ a un seÒor al que los boleros le decÌan ìEl

puto Carlosî porque lloraba mucho. Casi siempre le veÌa la misma pinche camisa (que

se   notaba   a   leguas   que   la   lavaba   Èl,   porque   nunca   estaba   planchada)   y   con   unos

pantalones que brillaban de mugre, los cuales se fajaba con un cinturonzote ancho.



           Una   vez   que   me   daba   grasa   le   preguntÈ   por   quÈ   motivo   tomaba.   Se   me

quedÛ mirando por un rato, y despuÈs me dijo, en forma muy decente y sin groserÌas:

ìBeto, si yo supiera te lo decÌaî. øSabes por quÈ me dicen puto?.



           -No sÈ Carlitos, le contestÈ.



           -Porque     me    da  tristeza   y  sÈ  que   estoy   haciendo     mal   por  tirarme    a  la

borrachera; o ser· porque no tengo mujer ni hijos, aunque nunca falta un zapato roto

para un pie podrido.



           No   sÈ   por   quÈ   tomo   ñsiguiÛ   diciendo-,   pero   contigo   voy   a   ser   sincero.   A

propÛsito, ø a ti te gusta el rompope?.



           -Bueno, si me tomo mi copita de vez en cuando.

           -øY te gusta el anicito, ese del mono?

           -°CÛmo no! Es muy sabroso.

           -Beto, siento decÌrtelo; pero asÌ empecÈ yo.

           -°Ah cabrÛn!Ö. No te creoÖ. No puede ser.



           -Como te lo digo telo sostengoÖ. Una copita de rompope, una probadita de

anicito;   despuÈs   una   copita   de   vino   o   una   cervecita.   TambiÈn   yo   pensaba   que   una

borracherita de vez en cuando no era malaÖ. Y asÌ por el estilo Beto.



           -°No te creo Carlitos!, le dije.

           -Te deseo de todo corazÛn que nunca llegues a tener necesidad del trago. Y a

propÛsito Beto, øte has puesto ya tus borracheritas?.

           -Pues sÌ Carlitos, pero no como usted lo hace. Yo nada m·s en AÒo Nuevo.

           -°Igualito que yo! øY quÈ otra fecha?



                                                                                                      41


----------------------- Page 42-----------------------

           -BuenoÖ.el 15 y 16 de Septiembre; en NavidadÖ.en alg?n cumpleaÒos de un

amigo y en otras fiestecitas sin chisteÖ



           -°Igualito que yo! °AsÌ empecÈ tambiÈn!



           Hasta la fecha recuerdo al ìputo Carlosî, quien creo que ya muriÛ. TambiÈn

me acuerdo de una pinche vieja borracha que iba a sonsacar a mi mam·. Por ella yo

odiaba de todo corazÛn a todos los pinches borrachos, hijos de su puta madre.



           DespuÈs   empecÈ   a   dedicarme   a   la   m?sica.   CreÌa   que   debÌa   compartir   los

momentos felices con las personas para las cuales tocaba, aunque desgraciadamente

no   era   asÌ.   Hubo   ocasiones   en   que   los   mismos   clientes   me   decÌan:   ìTe   disparÈ   el

pedoÖ. Te disparÈ la cena, todavÌa quieres que te pague por haber cantado?î.



           Y en realidad tenÌan razÛn, porque aparte de que me gorreaban la copa, me

soportaban,   porque   hasta   bronca   les   echaba   cuando   no   querÌan   pagarme,   aunque

nunca fui capaz de llamar a la policÌa porque un cabrÛn borracho no me querÌa pagar

las canciones, como he visto que hacen otros hijos de la chingada que tambiÈn son

cancioneros.



           Me hundÌ muy r·pido en la borrachera, ya que a los 22 aÒos estaba pidiendo

en una cantina de Poza Rica un tequila para calmarme los putos nervios. Quise agarrar

la copa, pero no pude; me temblaban los labios, las manos y todo el cuerpo. De plano

no   pude   agarrar   la   copa.   Pero   ahÌ   en   esa   cantina   que   se   llamaba   ìBocamboî   se

encontraba otro borracho que comprendiÛ mi situaciÛn y solÌcito me dijo:



           -øPuedes agarrarla?

           -No, no puedo.



           Como pudo me agarrÛ del cerebro y me dio la copa.



           DespuÈs   de   las   borracheras   pagaba   el   precio   en   las   crudasÖ.verdaderas

crudas,   no   chingaderas.   Esto   es   lo   que   me   caga   el   palo   aquÌ   en   AA;   cuando   los

compaÒeros hablan de las crudas, se refieren casi siempre a las crudas morales. Las

crudas fÌsicas eran las que a mÌ me afectaban un chingo; no poder comer, dormir, ni

coger, caminar, cagar o hablarÖ.°Puta madre! Esas eran crudas fÌsicas ni quÈ crudas

morales ni quÈ la chingada.



           -øQuÈ tal se siente cagar espuma?

           -Yo siento igual que t? ñdecÌa mi amigo.

           -°Dios mÌo! Si en la borrachera te ofendÌ, en la cruda me sales debiendo.



           AsÌ fui escribiendo mi historia y seguÌa viviendo esa pinche carreraÖ



           AhÌ   mismo   en   Poza   Rica   vivÌa   un   cabrÛn   que   se   llamaba   AndrÈs;   era   un

constructor   de   guitarras   que   tocaba   y   cantaba   bonito.   Trabaj·bamos   en   la   misma

cantina asÌ que nos hicimos bien cuates, a cual m·s de pedos.



           Un   dÌa   que   est·bamos   crudos   nos   encabronamos   contra   el   vino,   y   le   dije:

ìVamos a hacer una pinche basca de esta mendiga chingaderaî. En el patio del lugar

donde est·bamos, que era para puro borracho asqueroso, habÌa tirada una bacinica

grande y vieja, mugrosa y descarapelada, la recogimos y nos meamos dentro de ella.



                                                                                                       42


----------------------- Page 43-----------------------

           Yo traÌa una pantaletas de unos 12 o 15 dÌas todas mugrosas y cagadas; me

las quitÈ, las rompÌ y las lavÈ dentro de los meados y nos lavamos las manos tambiÈn.

Le    echamos     3  o  4   cervecitas   caballito   y  unos   chingadazos     de   aguardiente     y  lo

batimosÖ



           -A ver si asÌ, hijo de la chingada, nos da asco y ya no lo tragamos.



           Pero   como   buenos   teporochos   nos   acabamos   esa   mezcolanza   y   hasta   nos

servimos m·s. De nada sirviÛ nuestra capirotada.



           Una   vez   llegÛ   un   cantinero   de   Cerro   Azul   al   que   creo   le   gustaba   la   forma

como cant·bamos, porque nos dijo:



           -øPor quÈ no se van a Cerro Azul?, ahÌ hay un chingo de dinero y por casa no

se preocupen, yo los aliviano.



           -°Casa, vestido, vino y sustento!. Pues v·monos paíCerro Azul.



           En   Cerro   Azul   habÌa   un   chingo   de   cabrones   que   bebÌan   puro   aguardiente,

pero por litrosÖ AhÌ llegaban burros con cargas de latas llenas. Toda la gente estaba

acostumbrada   a   tomar   puro   aguardiente   y   Mr.   Q   de   esos   refrescos   grandes   que

venden por all·.



           Pero si en Poza Rica no aguantaban la varga, en cerro Azul menos. El cabrÛn

de   la   cantina   comprendÌa   que   desquit·bamos   con   las   canciones   y   que   Èramos   la

atracciÛn de los borrachos, asÌ que nos regalÛ un barrilito y dos tripitas, una para mi

compaÒero y otra para mÌ.



           Diario and·bamos pedos, nom·s despert·bamos del suelo y



           -°Salud guango!

           -°Salud guango!



           Por eso el dueto se llamaba ìLos Guangosî; diario nos ech·bamos una buena

chupadita de aguardiente y un pinche trago de Mr. Q °Cu·l trabajo, cu·l sobriedad,

cu·l   nada!.   El   puto   cantinero   nos   corriÛ   de   la   chamba   porque   ya   no   podÌa   con

nosotros, asÌ que nos fuimos de nuevo a Poza Rica.



           AhÌ pasÈ alg?n tiempo, hasta que por fin pude huir de esa ciudad, esta vez

para Acapulco. Pero °ay! Chingados, creo que fue peor. EntrÈ a un pinche barrio que le

dicen ìPetaquillasî donde habÌa puro pinche hinchadoÖ y de nuevo al trago °papacito

lindo!. De plano me quedÈ plantado en las siete esquinas a convivir teporochamente

con ìEl Sopasî, un cabrÛn que le daba por parar los carros en punto pedo. Un dÌa el

cabrÛn me dice:



           -No cantas tan mal pendejo, deberÌas irte a MÈxico y dedicarte al canto; te

voy a enseÒar un tango que me sÈ y que  la letra dice:



                                          Tango que me hiciste mal

                                          Y que sin embargo quiero,

                                         Porque vos sos el mensajero

                                             del alma del arrabal.



                                                                                                      43


----------------------- Page 44-----------------------

                                             No sÈ que canto fatal

                                           tienen tus notas sentidas,

                                          que en la milonga guarida

                                         mi corazÛn se me ensancha,

                                            como pidiÈndole cancha

                                        a un dolor que hay en mi vida.



                                            Por vos me he morfado

                                       M·s pelos que tengo en el mate,

                                            Por vos hizo el disparate

                                        de envenenarse mÌ hermana.



           -°Ya vas pinche sopas! °Salud sopas! °Sopas perico!!



           Diario era tragar mierda embotellada. °En la madre SeÒor! A veces no abrÌan

la culera cantina y ya est·bamos tocando la puerta para poder entrar.



           Pinche     carrera   vertiginosa   hija   de   la  chingada,   hasta    que   ñconsecuencia

lÛgica- un buen dÌa me quedÈ tuberculoso, ya que casi no comÌa, puro chupe y chupe,

coge y cogeÖ. AsÌ cualquier cabrÛn se queda tuberculoso. °Puta madre!.



           Eso    es   precisamente     lo  que    a  veces   me    da  coraje   de   cuando     algunos

cabrones maman a cada rato con sus crudas morales. °Que cruda moral puede tener

un pinche tuberculoso!. Lo ?nico que pasa es que te est·s llevando la chingada. No

entiendo quÈ es la cruda moral. Unos dicen que porque le dieron unos chingadazos

fuertes    a  su   vieja;  que   porque     dejaban    a  sus   hijos  sin  comer;    que    porque    no

alcanzaban   para   zapatos;   que  porque le mentaban   la  madre  a sus   compadres.   °Eso

cualquier cabrÛn lo hace!.



           Que yo me acuerde ya no podÌa hacer m·s chingaderas porque no podÌa, ya

que andaba en las esquinas deteniÈndome en un palo de escoba. DurÈ un aÒo y dos

meses   para   curarme   de   la   tuberculosis,   me   acuerdo   que   quedÈ   todo   madreado   de

tanta mendiga inyecciÛn.



           Cuando me aliviÈ, la primera pregunta que le hice al mÈdico fue que si podrÌa

volver a tomar.



           Hijo de la chingada, pendejo, øno ves que acabas de salir del hoy? øQuÈ no

ves que te estabas muriendo?.



           -Pues   sÌ   doctor,   pero   es   que   soy   cancionero.   Otra   vez   la   mendiga   y   puta

equivocaciÛn que les decÌa al principio.



           -Est·   bien   cabrÛn,   pero   toma   con   m·s   medida   y   no   tan   gacho   como   la

agarraste. °Otra vez la burra al trigo! °Otra vez a cagar el palo!.



           DespuÈs   de   mi   tuberculosis,   empecÈ  otra   vez   a   dar   las   nalgas   al   seÒor

alcohol, pero en esta ocasiÛn sÌ me estaba llevando la chingada. Yo no me acuerdo,

pero   dice   mi   vieja   que   los   vecinos   le   decÌan   que   se   hiciera   el   ·nimo   de   darme   por

muerto y que el dÌa que ya no llegara era seÒal que la puta calaca me habÌa llevado.



                                                                                                       44


----------------------- Page 45-----------------------

           AsÌ que un dÌa llegaron los cabrones de AA, iban a dar una conferencia y fui a

ver   de   quÈ   se   trataba.   Me   dieron   la   pinche   muleta   de   ìde   que   era   la   persona   m·s

importanteî y que ìera bienvenidoî, que me sintiera mejor que en mi casa y que ahÌ

ning?n   cabrÛn   ordenaba   nada,   que   todo   era  sugerido   por   el   Programa.  Me   acuerdo

que el coordinador me dijo claramente:



           -°AquÌ es para hombres, no pa`putos! °Y le estoy diciendo a usted , joven!



           -øPues cu·l joven? ñpensÈ-. Todo avejentado, arrugado y amargado por el

pinche alcohol; todo jodido y con el cutis reseco y con los ojos saltadosÖ. °Y todavÌa

me decÌa joven el seÒor! Pero tambiÈn me dijo que el Programa era para hombres y

eso me calÛ un poco.



           Dudaron que yo me quedara porque me vieron todo madreado. Me acuerdo

que un culero me dijo:



           -QuÈdate viendo en el espejo que tienes ahÌ enfrente y retr·tate para que te

compares dentro de seis meses si es que de chingadera te quedas (todavÌa conservo

las fotos y me da risa).



           En la primera junta de AA no entendÌ ni madre, pero me dije: øpor quÈ no me

voy a quedar? øQuÈ ser· esto?. Y asÌ empezÛ mi vida dentro de AlcohÛlicos AnÛnimos

en el Grupo Acapulco. DespuÈs me salÌ del puerto para ir a saludar a todos los compas

de este mundillo de AA; un nuevo mundo que francamente me gustÛ y que nunca soÒÈ

en conocer; mundo maravilloso y sencillo que me hizo sanar y rejuvenecer.



           DespuÈs   me   vine   a   vivir   a   Guadalajara,   pero   en   ninguna   parte   me   dieron

chance porque era rebelde, no me dejaba de ning?n culero y no quise ser el pendejo

de nadie. LleguÈ a Guadalajara sin dinero y sin personalidad; lo ?nico que pudieron

sacarme fue mi experiencia, y se las di.



           En mi caminar por la ciudad caÌ como anillo al dedo al pinche Grupo XII; ahÌ

encontrÈ   a   ìChuy   tortasî,   a   ìDiosî,   ìLa   cotorraî,   ìFray   arcadioî,   y   un   chingo   de

cabrones   que   sÌ   tenÌan   madurez   emocional.   En   este   Grupo   me   forjaron   a   base   de

meterme la madre y tratarme sin remilgos y sin chiqueos, pero tambiÈn sin intrigas ni

hipocresÌas.



           -°°S·cate a chingar a tu madre!!

           -Ya c·llate ojete.

           -Con tus pulgas a otra parte.

           -°Crees que no chocas cabrÛn!



           De momento y al principio sentÌa que me zurraba, pero ni modo; me gustÛ el

grupo   y   asÌ   eran   estos   cabrones;   no   me   quedÛ   otra   cosa   que   aguantar   la   verga

redonda, cuadrada o derecha. °Como fuera, me daba igual!.



           Fui tan indeseable en el grupo XII, que me nombraron inmediatamente RSG.

Y ahÌ va este hijo de la chingada pendejo a ver que era eso de Servicios Generales;

pero tampoco me quisieron ahÌ. Parece que no encajaba muy bien que digamos con los

RSG,   pura  gente   de   3   aÒos   de sobriedad,   bien educada,   bien   vestida   y   de   corbata,

puros y respetables y yo un mendigo malhablado y dicharachero sin dinero y sin carro.

Todo descorazonado fui al Grupo y les dije:



                                                                                                       45


----------------------- Page 46-----------------------

           -°CompaÒeros! °No quieren al RSG del XII!

           -°C·llate hijo de tu chingada!

           -°No eres el primero que corre, cabrÛn!



           -Dejen darles el informe cuando menos ñtratÈ de justificarme-, pero todos me

gritaron:



           -°Tu informe mÈtetelo por el culo!

           -No queremos chismes ni mitotes.

           -En el XII no queremos culeros.

           -°Est·s hasta la chingada de piojos!



           Me desconcertÈ ya que si en otros grupos desajustaba a muchos pendejos en

el   XII   valÌa   madre.   øQuÈ   chingados   era   este   grupo?.   Era   ni   m·s   ni   menos   que   La

Caldera del Diablo, como todos le decÌan.



           Cuando me domestiquÈ y me amansÈ en este formidable grupo del que sigo

siendo   amo,  seÒor   y  RSG  vitalicio,   los   dem·s   grupos me   vinieron  ìG¸ilsonî. En una

ocasiÛn en que regresÈ al Grupo Acapulco del que habÌa nacido por poco me agarran a

cabronazos. Se asustaron tanto de cÛmo hablaba que un cabrÛn me saliÛ al brinco y

me dijo:



           -Yo soy Kalim·n y te voy a romper la madre.



           Pero saliÛ otro pinche grandote que le dijo:



           -DÈjame a mÌ partirle el hocico primero.



           Total ning?n culero me partiÛ la jeta; puros pinches batos culeros.



           Y yo que pensaba que me iban a recibir con los brazos abiertos por haber ido

a   darles   las   gracias   por   haberme   recibido   en   una   primera   ocasiÛn.   Pinche   y   triste

ironÌa;    el  grupo   donde    habÌa    nacido   no   querÌa   saber   nada    de   mÌ.  °Palabras    de

bienvenida   que   se   las   lleva   el   viento!   °Prometer   no   empobrecer,   cumplir   es   lo   que

aniquila!. Desde entonces tengo cuidado antes de ofrecerle al nuevo cosas que nos las

voy   a   cumplir.   °Valen   madre   los   recibimientos   hipÛcritas   que   se   dicen   con   tal   de

atrapar al nuevo!.



           No cabe duda que no cualquier cabrÛn entiende al XII. Para pertenecer a este

grupo hay que aguantar a calzÛn quitado el   ìmicrÛfonoî. El que pasa la prueba sin

quejarse vale la pena entregarle una credencial. Durante el tiempo que he militado en

el XII se me ha quitado lo pendejo. Me siento m·s chingÛn en filosofÌa que el mismo

SÛcrates. Soy lo m·ximo en sabidurÌa.



           Es    a  toda   madre     perder   de   vez   en   cuando    el  tiempo    en   congresos     y

convenciones , alegar en otros lugares pendejadas de todos los tiempos:



           -øQuÈ es tocar fondo?

           -øT? pisaste fondo negro y dram·tico?

           -øQuÈ tal si pisamos fondo?

           -øPor quÈ no buscas tu propio fondo?



                                                                                                       46


----------------------- Page 47-----------------------

           Puras pinches mamadas a las que no les encuentro ning?n chiste, pero que

sirven para que toda la bola de g¸evones            cotorriÈ el punto. Yo nunca pisÈ m·s fondo

que   cuando   fui   al   mar.   Pero,   øfondo   en   la   borrachera?.   Cuando   yo   ingresÈ   en   AA

estaba   tan   desorientado   que   no   sabÌa   para   donde   quedaba   el   norte,   mucho   menos

podÌa saber que diablos era el fondo. Hay cabrones que nunca los jalÛ la policÌa pa¥l

bote, pero se quiebran la pinche cabeza tratando de explicar quÈ significa tocar fondo.



           -Yo tengo m·s fondo que t?.

           -Si no tienes fondo, te presto el mÌo.

           -øQuiÈn de todos se pondrÌa m·s pedo?

           -øQuiÈn harÌa mas chirigotadas?

           -Mi fondo fue dram·tico, cruel y cochino.



           Hasta la fecha he hecho lo que se me hinchan los pinches g¸evos, aquÌ y en

donde quiera; he sido indomable ayer, hoy y siempre y m·s ahorita que alcancÈ un

alto grado de cultura y que me considero un gran chingÛn y mucha tolonga. Ahorita

me   siento   como   un   muchacho   de   18   aÒos,   pero   m·s   capacitado   para   no   ser   tan

pendejo   de   andar   buscando   broncas   entre   pandillas.   Dicen   que   la   juventud   es   la

enfermedad m·s rara e hija de la chingada y que se cura con el tiempo. °Pero yo no

quiero curarme de juventud!. No hay nada m·s bonito que gozar del dÌa en toda su

plenitud;   viajar   por   todos   lados,   correr,   saltar,   caminar,   conocer   montaÒas   y   rÌos,

barrancas y volcanes, reÌrse de todo y no tener amargurasÖ. °Eso es juventud!. No

quiero ser huraÒo ni dÈspota, no quiero morir acomplejado.



           Dentro de AA he aprendido muchas cosas, pero la m·s importante ha sido:

NO HACERLE CASO A NING/N HIJO DE LA CHINGADA, aunque me costÛ un g¸evo y

un chingo de trabajo poder hacerlo. Pr·cticamente ya logrÈ todo lo que establece el

Programa: ya lo pasÈ y hasta se me olvidÛ.



           Soy de los pocos que han dado los 15 Pasos; el doceavo es traer un nuevo; el

13 tener una querida; el 14 cogerse un puto y el 15 que se lo cojan a uno. TambiÈn he

cumplido con las 15 Tradiciones; las 12 que ya est·n escritas; las que yo escribÌ y las

que est·n por escribirse.



           Pero    lo  m·ximo     que    he  aprendido     en   AlcohÛlicos   AnÛnimos      es  tener   la

facultad   de   hacer   pendejo   a   todo   el   mundo,   incluyendo   a   muchos   AA;   esto   es   lo

m·ximo y no cualquiera lo logra. Al principio muchos me veÌan la cara de pendejo y me

daban gratuitamente sugerencias y m·s sugerencias sin pedirlas; pero lleguÈ al XII y

despertÈ. Ahora pobre pendejo que se crea de mÌ, porque tengo la capacidad de hacer

pendejos a todos.



           Hace un aÒo me llevÈ ñcon el fin de apadrinarla- a una pobre borrachita que

estaba   en   el   Grupo   XII;   a   veces   como   que   puja   y   se   me   anda   queriendo   ir   al

cementerio. Cuando se le medio corta el pedo me dice:



           -Beto, øno te das cuenta de que somos un par de cabrones que nos hacemos

falta?.



           La   he   llevado   a   muchos   grupos   de   AA   con   la   pinche   esperanza   de   que   se

quede, pero ella no le interesa; no quiere dejar de beber; dice que no es alcohÛlica y

aunque sÈ que est· desahuciada por la medicina, la psiquiatrÌa y la religiÛn, le digo que

AlcohÛlicos AnÛnimos la recibir· siempre con los brazos abiertos.



                                                                                                       47


----------------------- Page 48-----------------------

            Pero esta vieja es m·s terca que una pinche mula y se la saca con que no

tiene   nada   que   contar;   que   no   tiene   historial.   °No   sÈ   entonces   dÛnde   se   enseÒÛ   a

tomar,   y   aunque   es   cosa   que   no   les   importa,   les   voy   a   contar   un   poquito   de   esta

experiencia.

            Hace m·s de un aÒo acababa de regresar de gira y estaba pipa y guante en

el   XII   con   un   poquito   de   dinero.   Me   vestÌ   de   corbata,   sombrero,   tacuche   y   toda   la

chingada, y me fui a cotorriar el punto. Estaba a toda madre disfrutando de mi cafÈ,

cuando llegÛ un hijo de la chingada de AA y le dice a la muchacha con quiÈn llegÛ:



           -Mira, con ese del trajecito te arreglas.

           -QuÈ traes ñle dije-, øeres alcohÛlica?

           -No, no soy alcohÛlica.

           -øQuÈ eres entonces?

           -Soy trabajadora social.



           -°Ah!, pues siÈntate aquÌ a mi lado.



           Y   como   asÌ   les   llamamos   en   el   XII   a   las   muchachotas   que   trabajan   a   la

redonda,      pensÈ   que   trabajaba     en   alg?n   cabaretÖ.me   caÌ      que   tuve   esa   pequeÒa

equivocaciÛn. Y como yo tengo permiso de acostarme con todas las mujeres que no

sean alcohÛlicas, entrÛ el deseo morboso de seguir adelante.



           -øTienes hambre?

           -SÌ, desde ayer.

           -Te voy a invitar a comer.



            DespuÈs de la comida le di mi domicilio para que me visitara cuando quisiera;

le dije que dormÌa sÛlo, dejaba la puerta abierta y que no se apurara por nada, ya que

la invitaba de todo corazÛn y sin ning?n compromiso.



           Al otro dÌa ya estaba en mi cuarto cuando llegÛ la g¸erita de ojos azules; yo

estaba en calzoncillos, asÌ que lo que tenÌa que pasar pasÛ, y desde entonces vivimos

juntos. En AlcohÛlicos AnÛnimos encuentra uno todo, °hasta vieja!.



            Pobre   vieja,   a  veces   tengo   que  limpiarle  el   culo  cuando se   caga   y muchas

veces tengo que acostarme en sus orines. AsÌ es el alcohol y pobre de aquel que no lo

crea. Por m·s lucha que le hecho ella no quiere ingresar en AA porque ìson una bola

de   locos   y   mentirososîÖ.no   sÈ   como   se   dio   cuenta,   pero   parece   que   lo   descubriÛ

pronto.



            Por   lo   pronto   le   siguen   dando   sus   ataques   alcohÛlicos   y   temo   que   se   me

muera en cualquier momento. Le sigue entrando al alcohol puro y ya se me rodÛ una

vez por la escalera, raj·ndose media madre en medio de cuajarones de sangre. Sin

embargo, °dice que no es alcohÛlica!. Pero como no tengo la facultad de seÒalar quien

es y quien no es, all· ella y su problema.



           -Si te llegas a morir que hago ñle digo.



           -Por mÌ no te preocupes; si quieres me llevas al Ayuntamiento o a la Cruz

Roja, o de plano me tiras donde quieras.



            Estos g¸evotes no se ven a diario y no cualquier culero llega a teporocho,

digo esto porque aquÌ dentro de AA hay un chingo de asustados; nom·s les digo que



                                                                                                        48


----------------------- Page 49-----------------------

estoy sano,   aliviado,   curado   y   recuperado      y   se  ponen   a   rabiar,   a   llorar   y   maldecir

sobre el Grupo XII, dicen que porque no se sujeta a la Tradiciones.



           °Pobre   mi   borrachita!.   Ojala   alg?n   dÌa   llegue   a   recuperarse;   lo   veo   difÌcil,

aunque no imposible. Seguido me llega toda raspada y con moretes; ya perdiÛ el reloj

y el abrigo que le comprÈ. No cabe duda: sÛlo un teporocho entiende a otro teporocho.



           Yo siempre he sido hablador y muy hocicÛnÖAsÌ nacÌ y asÌ soyÖ. Si no me

quieren ni modo. Y hasta pronto culerosÖ. °Ojala que pronto se recuperen!.



           NOTA:



           Este libro est· incompleto faltan los capÌtulos 7 (CANCIONERO REFRANERO B£SICO DEL

BORRACHOTE     ESTUPIDO)    8   (HOJAS  SUELTAS)  y   9   (AUTODIAGNOSTICO     ESPECIAL  PARA  CUALQUIER

BORRACHOTE)       no   los   he  incluido   por   carecer   de  importancia     y   no  tener   ninguna

trascendencia con el tema, quiz·s el 9 que se parece al cuestionario de AA øES AA

PARA USTED?.



           Con mi agradecimiento a todos mis compaÒeros del Grupo Renacer de CEUTA



                                                                  Ceuta, 2 de diciembre de 2006



                                                                                                      49


----------------------- Page 50-----------------------

                 LAS MISAS NEGRAS

                                  DEL

                     ALCOHOLISMO



EL LIBRO NEGRO DE ALCOH”LICOS AN”NIMOS



Rogelio P.  (Grupo XII de A.A.)



                                                                            50


----------------------- Page 51-----------------------

En Guadalajara existe una lacra: el Barrio de San Juan de Dios.

Y allÌ opera un importante grupo  de AlcohÛlicos AnÛnimos,  el

ìexcomulgadoî   GRUPO   XII,   situado   frente   a   una   peluquerÌa,

entre   hoteles   de   baja   categorÌa   y   desperdicios   de   la   ciudad,

uno de los cuales son los hombres y mujeres que viven de la

delincuencia, los vicios, la prostituciÛn.

LAS MISAS NEGRAS DEL ALCOHOLISMO, es un testimonio

·gil   y   veraz   de   la   forma   de   comportamiento   de   este   ìterrible

Grupo   XIIî,   tan   censurado   por   la   comunidad   de   A.A.   y   que,

pese     a   todo,   dentro    de    sus   particularidades,      ha   logrado

grandes   triunfos.   Es   cierto   que   quienes   allÌ   asisten   no   logran

desligarse   de   todo   su     pasadoÖ.pero   tienen        una   ventaja:    el

ladrÛn,   la   prostituta,   el   homosexual,   en   fin   todos   ellos   ya   no

beben: se enfrentan ante la vida con plena lucidez. Y analizan

los casos los discuten y de esas sesiones el autor Rogelio P.,

ha extraÌdo estas p·ginas bromistas y terribles.



                                                                                           51


----------------------- Page 52-----------------------

                     EPILOGO



 Y colorÌn, colorado

 se ha terminado



 °SONRIE CABR”N!

 TE EST£N TELEVISANDO



                 ADVERTENCIA



El que preste este libro

es muy ingenuo; pero

el que lo devuelva es

muy pendejo



                                                                           52


----------------------- Page 53-----------------------

        TODAS    LAS  PALABRAS  QUE   OS  RESULTEN  RARAS   O  EXTRA—AS  Y  NO

COMPRENDAIS, LA ENCONTRAREIS EN ESTA DIRECCI”NÖÖ



                                                                            53

ÚNICO VIDEO CON LOS DOS JUNTOS

A.A. y sus serruchitos

1) Hazlo Facil 2) Lo primero primero 3) Vive y deja vivir. 4) Solo por la Gracia de Dios 5) Piensa, Piensa , Piensa 6) Un día a la vez 7) Déjalo pasar y dejalo a Dios 8) M.S.E..---Mantenlo Simple Estupido 9) Actua como si. 10) Esto también pasará 11) Espera Milagros 12) Yo no puedo, Él Sí puede, Creo que voy a dejarle a El ( Pasos 1,2,3). 13) Si funciona, no lo cambies 14) Guardate de volver atrás 14/ Funciona , si lo trabajas 15) Sigue a los ganadores 16/ Gana con los seguidores 17) La sobriedad es un viaje, no un destino. 18) La Fe sin obras está muerta. 19) Pobre de mi, pobre de mí, ponme otra 20) Si Dios parece lejos, quién se movió? 22) Vive el AHORA.. 21) Se tan entusiasta con AA como lo eras con la bebida 23) Un viaje de mil kilometros empieza con un metro. 24) Entrégalo. 25) A.A.= Actitudes Alteradas 26) No hay nada tan malo , que una copa no lo pueda empeorar 27) Estamos tan enfermos como son nuestros secretos 28) No hay coincidencias en A.A. 29) Se parte de la solución, no del problema 30) Padrinos: Ten uno, usalo, se uno. 31) No puedo manejarlo Dios, hazte cargo 32) Manten una mente abierta. 33) Funciona, realmente funciona ! (pagina 88 del Libro Grande) 34) La disponibilidad es la clave 35) Más te será revelado 36) Intuitivametne lo sabrás 37) Usted se asombrará. 38) No hay ganancia sin dolor 39) Inteéntalo 40) Cuando la cabeza empieza a hincharse tu mente deja de crecer. 41) Házlo sobrio. 42) Let it begin with me. 43) Sólo por hoy. 44) A. A. es una educación sin graduación. 45) Pásalo 46) Está en el libro 47) O lo eres o no lo eres. 48) Antes de decir no puedo, dí lo intentaré. 49) No te vayas antes de que los milagros pasen 50) Algunos de nosotros estamos más enfermos que otros. 51) Todos estamos aqui porque no estamos allí. 52) El alcoholismo da igualdad de oportunidades para destruirse. 53) Practica una actitud de gratitud. 54) El camino a la osobriedad es una simple jornada para gente confundida con una complicacda enfermedad 55) Otro amigo de Bill W. 56) Dios nunca llega arde 57) Que tengas un buen día, aunque por supuesto tengas otro plan 58) Las decisiones no son para siempre 59) Lleva tiempo 60) 90 reuniones en noventa dias 61)No estas solo 62) donde vayas, allí estas 63) No bebas, lee el libro grande y ve a las reuniones 64) Usa el plan de las 24 horas. 65) Haz uso de la terapia del telefono 66) Mantente sobrio por ti 67) Mira las similitudes, mas que las diferencias. 68) Recuerda tu ultima borrachera 69) Recuerda que el alcoholismo es incurable, progresivo y fatal 70) Trata de no poner condiciones a tu sobriedad 71) Cuando todo lo demás falla, sigue las directrices 72) enumera tus bendiciones 73) Comparte tu felicidad 74) Respeta el anonimato de otros. 75) comparte tu dolor 76) Abandona las viejas ideas 77) Trata de reemplazar culpabilidad por gratitud 78) Fuerza de Voluntad = nuestra voluntad de utilizar un Poder Superior. 79) el cambio es un progreso, no un suceso 80) Quitate el algodon de tus oidos y pontelo en la boca. 81) Llama a tu padrino antes, y no despues de tomarte una copa 82) Enfermo y cansado de estar enfermo y cansado 83) Es la primera copa la que te emborracha 84) Para retenerlo tienes que darlo 85) El extremo del hombre es la oportunidad de Dios 86) La tristeza es mirar hacia atrás la preocupación es mirar a su alrededor 87) Nada iguala a un alcoholico hablando con otro 88) Coge lo que puedas usar y deja el resto 89) que tal si....... 90) Si pero.............. 91) Si solamente......... 92) La ayuda esta a solo una llamada de telefono 93) Estas en AA o alrededor de AA? 94) No puedes dar lo que no tienes 95) Una copa es demasido y mil no son suficientes 96) Las medias medidas no nos valieron 97) la fórmula para el fracaso: tratar de complacer a todo el mundo 98) Valor para cambiar 99) Hazlo facil, pero HAZLO 100) Trae el cuerpo y la mente te seguirá 101) Accept your admission. 102) Recuerda cuando ! 104) Nosotros los AA somos gente agasajada 103) El primer paso en la superación de los errores es admitirlos 104) Quédate en la tienda principal, y fuera de la barraca de feria 105) Hay doce pasos en la escalera de la sobriedad 106) El miedo es el cuarto oscuro donde se desarrolla la negatividad. 107) Antes de poner en marcha tu boca, pon tu mente en marcha. 108) Yo quiero lo que quiero cuando lo quiero. 109) No hay una solución química para un problema espiritual. 110) A.A. no es algo a lo que te unes, es una forma de vida. 111) Si pienso, no voy a beber. Si bebo, no puedo pensar. 112) La espiritualidad es la capacidad de distraernos de nosotros mismos. 113) La fe se deletrea a-c-c-i-o-n. 114) dele el desorden de su padrino, lleven el mensaje a la reunión. 115) Lo que recibiste sin coste, dalo sin cargo 116) Humildad es la aceptación de nosotros mismos 117) Tratar de rezar, ya es rezar 118) Cógelo.....dalo....crece en ello 119) La Fe no es creer sin pruebas, sino creer sin reservas. 120) Somos responsables del esfuerzo, no del resultado 121) Este es un programa egoista 122) Yo bebí mucho......muy a menudo ......demasiado tiempo 123) A.A. funcionará si tu quieres que funcione 124) Las mentes son como los paracaidas.....no funcionan si no estan abiertos 125) Lo quie aqui escuches, lo que aqui veas, cuando de aqui salgas, que se quede aquí 126)El alcoholismo es la unica enfermedad qeu te dice que todo esta bien 127) If you turn it over and don't let go of it, you will be upside down. 128) Un reunion de AA es donde los perdedores se jutnan para contar sus ganancias 129) A.A.es una escuela donde todos somos alumnos y todos somos profesores 130) Dios nos enseñó a reír de nuevo, pero por favor Dios, no nos dejes olvidar que una vez lloramos. 131) La serenidad no es estar libre de la tormenta, sino la paz en medio de la tormenta. 132) A.A. no puede resolver todos sus problemas, pero está dispuesto a compartirlos. 133) No es la carga que nos abruma ------ es la manera en que la llevamos.. 134) Principios antepuestos a las personalidades 135) Cuando haces todo lo que hablas solamente aprendes lo que ya sabes. 136) No hay nadie demasiado estúpido para el programa de A.A. , pero muchos son demasiado inteligentes. 137) Todos nosotros tenemos a otro borracho en nosotros, pero no sabemos si tenemos otra recuperación en nosotros. 138) Para ser perdonados, debemos perdonar. 139) Cuando nos entregamos a nuestro Poder Superior, el viaje comienza. 140) La persona con más sobriedad en una reunión es el que consiguió levantarse el primero por la mañana. 141) El conocimiento de las respuestas nunca hizo recaer a nadie --- ha fracasado en la práctica las respuestas conocidas. 142) Los 12 pasos nos dicen como funciona, las doce tradiciones por que funciona 143)Si la Fe sin obras está muerta, entonces la disponibilidad sin accion es fantasia. 144) Cuado una persona trata de controlar su modo de beber ya ha perdido el control. 145) La tarea que tenemos por delante nunca es mas grande que el Poder Superior que tenmos por atras. 146)Siete dias sin una reunion de A.A. hacen una semana.164) No es necesario que le guste,, usted sólo requiere hacerlo. 147) Cuando se revuelca en su auto-compasión, baje de la cruz, necesitamos la madera. 148) En A.A. nosotros no llevamos al alcohólico; llevamos el mensaje. 149) Los resultados están en manos de Dios. 150) No somos seres humanos teniendo experiencias espirituales, somos seres espirituales teniendo experiencias humanas. 151) Recuerde que nada va a suceder hoy que usted y Dios no puedan manejar 152) No te fijes en los que recaen, fijate en los que no recaen...fijate como pasan las dificultades y no caen 153) Es una lástima que no podamos olvidar nuestros problemas del mismo modo que olvidamos nuestras bendiciones. 154) Sé cuidadoso con lo que oras, eres responsable de conseguirlo. 155) El momento de asistir a una reunión es cuando menos te dan ganas de ir. 156) He estado sobrio y he estado borracho. Sobrio es mejor. 157) A.A. es el mayor club de de pago en el mundo. Si usted ha pagado las cuotas, ¿por qué no disfrutar de los beneficios? 158) El primer paso es el único paso que una persona puede trabajar perfectamente. 159) La voluntad de Dios nunca te llevará donde la gracia de Dios no te proteja. 160) El Libro Grande es también su padrino. 161) A.A. nunca abrió las puertas del cielo para dejarme entrar, AA abrió las puertas del infierno para dejarme salir. 162) La única cosa que llevar de este mundo cuando nos vayamos es lo que regalamos.. 163) Algunos de AA son tan exitosos que resultan ser casi tan buenos como ellos solían pensar que eran cuando estaban bebiendo. 164) Las posibilidades y los milagros son una misma cosa. 165) Sal de el asiento del conductor y deja a Dios. 166) Honestidad, mente abierta, disponibilidad 167) Hacer un inventario a otros (cuando se debe hacer el suyo propio). 168) En primer lugar, nos mantuvimos sobrios, porque tenemos que ... entonces nos mantenemos sobrios, porque estamos dispuestos a ... entonces nos mantenemos sobrios porque queremos. 169) Los lemas son la sabiduría escrita en forma abreviada. 170) lo alcohólicos activos no tienen relaciones, toman rehenes. 171) Cada día es un regalo y es por eso que llamamos " presente ". 172) Si encuentras un camino sin obstáculos, es probable que no lleva a ninguna parte. 173) Cada recuperación del alcoholismo comenzó con una hora sobrio. 174) Cada uno de los alcohólicos, sobrios o no, nos enseña valiosas lecciones acerca de nosotros mismos y de la recuperación. 175) Hemos tenido que dejar de jugar a Dios. 176) No compare --- identifiquese 177) No intelectualizar ---- utilizar. 178) regla 62: No te tomes en serio. 179) A.A. tiene una llave para adaptarse a cada tuerca que entra por la puerta. 180) Vivir en el aquí y ahora. 181) ¿Cómo se convierte uno en un veterano? dos condiciones :No beba y no se muera. 182) A.A. echa a perder su forma de beber 183) La fe es nuestro mayor don, su compartir con otros nuestra mayor responsabilidad. 184) En un bar, tenemos compasión ----- mientras duró nuestro dinero. En A.A., tenemos la comprensión a cambio de nada. 185) Mi peor día en la sobriedad es mejor que mi mejor día borracho. 186) El ascensor está roto ------- utilice los pasos. 187) Que empiece conmigo. 188) Cuando todo lo demás falla, las instrucciones están en el Libro Grande. 189) Confía en Dios, limpia la casa, ayuda a los demás. 190) El anonimato es tan importante que es la mitad de nuestro nombre. 191) Si no crecemos, tenemos que irnos. 192) Todo lo que usted necesita para comenzar su propia es un resentimiento y una cafetera. 193) La religión es para los que temen el infierno, la espiritualidad es para aquellos que han estado allí. 194) Intolerancia = desprecio, antes que la investigación. 195) ¿Por qué la recuperación 196) La forma de vida está destinada a ser el pan para el uso diario, no pastel para ocasiones especiales. 197) La cosa más inteligente que un miembro de que puedo decir es, ayuda. 198) Estás exactamente donde se supone que estas. 199) Dios nunca te dará más de lo que puede manejar. 200), lento pero seguro. 201) Una coincidencia es un milagro en el que Dios elige permanecer anonimo. 202) No existe algo así como una mala reunión. 203) Da tiempo al tiempo204) puedo hacer algo por 24 horas que me asombraria si tuviera que mantenerlo de por vida. 204) La lección que tengo que aprender es simplemente que mi control se limita a mi propio comportamiento, mis propias actitudes. 205) A.A. funciona para la gente que cree en Dios. A.A. funciona para la gente que no creen en Dios. A.A. NUNCA funciona para las personas que creen que son Dios. 206) Sólo por hoy trataré de vivir a través de este día solamente, y no frente a mis problemas de la vida completa de una vez. 207) Hay dos días en cada semana sobre los cuales que no tenemos ningún control ---- ayer y el mañana. Hoy en día es el único día que podemos cambiar. 208) No es la experiencia de hoy lo que enloquece a la gente, es el remordimiento de ayer y el miedo a la mañana. 209) Una droga es una droga235) El dolor es la piedra de toque del crecimiento espiritual. 210) Hay un Dios y yo no lo soy. 211) El camino hacia el resentimiento está pavimentado con las expectativas. 212) Hay que ser agradable a los recién llegados un día que puede ser su patrocinador. 213) La otra cara de perdón es el resentimiento. 214) No hay magia en los milagros de recuperación solamente. 215) El miedo es la ausencia de fe. 216) El valor es la fe que ha dicho sus oraciones. 217) La depresión es la ira hacia adentro. 218) No beba, no piense y vaya a las reuniones. 219) A.A. es la última parada en el tren. 220) Una es demasiado, un millar no es suficiente. 221) Para ser de máximo servicio a los demás. 222) Te amamos, hasta que aprendas a amarte a ti mismo. 223) Tratar de ser agradecidos y resentidos, al mismo tiempo, no se puede servir a dos señores. 224) Escriba una lista de gratitud y cuente sus bendiciones. 225) La fe ahuyenta el miedo. 226) Hasta que puedas hacer el tuyo, toma el inventario de los 227)Dolor antes de la sobriedad y dolor 228) Unidad, Recuperación, Servicio 220) Primero Sobriedad, después serenidad. 230) Vive la vida en sus propios términos. 231) Personas que se envuelven en sí mismas hacen un paquete muy pequeño de hecho ... 232) Muerte , lócura, o recuperación, tu elijes 233) Tenemos una oportunidad 234) No somos atropellados por el tren, nos golpea el primer vagón(1ra. copa). 235) Si te preguntas si eres alcoholico, probablemente lo seas 236) Yo no tenía un problema cada vez que bebía, pero cada vez que tenñia un problema bebía.. 237) La locura se define como repetir algo una y otra vez, esperando resultados distintos 238) Estamos sin defensa contra la primera copa, nuestra defensa debe venir de un poder mas grande a nosotros mismo. 239) El recien llegado es alguien con menos de cinco años de sobriedad 240) No trabajes mi programa o tu programa, trabaja EL PROGRAMA 241) Preuntanos como lo hicimos, y despues haz lo que hicimos 242) La Fe sin obras, está muerta

Ver una entrada al azar

ESTE LIBRO ES UN " MUST "

ESTE LIBRO ES UN " MUST "
EL PEQUEÑO LIBRO ROJO

Medalla del Buen Pastor

Medalla del Buen Pastor
Otorgada a Alcóholicos Anónimos

EL OFENSOR NUMERO UNO